Aprobación del Atpdea, para el último minuto

Washington. La ausencia de un vehículo legislativo y los contados días que le quedan al calendario, tienen a los exportadores y al Gobierno colombiano en vilo ante el incierto futuro de las preferencias arancelarias que otorga Estados Unidos a países de la región andina y que expirarán este 31 de diciembre, si no son renovadas antes por el Congreso.

POR:
diciembre 07 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-07

El legislativo, que se encuentra en sesiones extraordinarias, tiene previsto cerrar el año a más tardar el sábado de la semana entrante (diciembre 18). En otras palabras, si para esa fecha no han sido renovadas, más de 1.500 productos colombianos, actualmente beneficiados, comenzarían a pagar arancel desde el primero de enero del 2011. Aunque la situación es preocupante, no es inusual. A lo largo de la historia del Atpdea, que se aprobó inicialmente en 1991 como compensación por la lucha contra las drogas, la renovación de la ley ha llegado siempre en el ocaso del año. En el 2009, de hecho, sólo fue aprobada el último día del calendario legislativo y la mayoría de conocedores opinan que este año habrá un escenario semejante. Pese a ello, los problemas no son menores. El Atpdea, por tradición, suele ser introducido en un paquete de preferencias entre las que se incluye el GSP (Sistema General de Preferencias), que otorga beneficios a otros países como Brasil e India. Adicionalmente, se suele incluir allí la Asistencia para Ajustes de Comercio, o TAA, que sirve para compensar a quienes se ven afectados por las preferencias a otros países. Uno de los problemas de este año es que no saben de dónde sacar la plata que costaría el paquete, pues son ayudas y deben ser incluidas en el presupuesto. Otro obstáculo es la ausencia de un vehículo legislativo en el cual ‘montar’ el paquete para su trámite en el Congreso. Dada la falta de tiempo en el calendario, es casi imposible aprobar la renovación como una ley en sí misma y es necesario incluirlo dentro de otra. Y en eso radica la dificultad. Beneficios retroactivos Una posibilidad más remota es esperar hasta el año entrante para aprobar las preferencias y pagar retroactivamente el arancel cobrado durante el tiempo que tome renovarlas. Eso, que ya sucedió una vez en el pasado, es una situación poco deseable para los exportadores, pues el trámite de la devolución es engorroso y puede acarrear pérdidas. 19 años lleva Colombia disfrutando de los beneficios arancelarios que permite el Atpdea, que no ha sido renovado para el 2011.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido