Bajó el área sembrada en el primer semestre

Bajó el área sembrada en el primer semestre

POR:
octubre 17 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-17

Según el balance del sector agropecuario del primer semestre de este año, dado a conocer ayer por la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), el área sembrada con cultivos de ciclo corto en el país mostró una caída y un estancamiento en los niveles de producción. El área conjunta se redujo en 3,5 por ciento, mientras que la producción creció en 1,2 por ciento, equivalente a unas 43.042 toneladas. Esto quiere decir que aumentó la productividad de los cultivos, gracias al mejoramiento de los rendimientos por unidad de superficie (hectárea), aunque a costa de generar menos empleos. Para el caso de los cereales, el área se redujo en 5,2 por ciento y las mayores mermas en área se reportaron para maíz (11,3 por ciento), sorgo (44,6) y trigo (16,8). Por lo anterior, dejaron de sembrarse 29.813 hectáreas de maíz, 16.340 de sorgo y 570 de trigo. Para los cultivos oleaginosos la caída en el área sembrada –según el reporte de la SAC– fue de 14,6 por ciento, destacándose los descensos en algodón–semilla (18,3 por ciento) y soya (10). De este grupo de productos no se cultivaron 7.133 hectáreas de algodón–semilla y 1.780 de soya. Llama la atención este último producto, que de 22.500 hectáreas sembradas en el 2005 redujo su área a 17.800 en el 2006 y a 16.020 en 2007. Solo se reportaron crecimientos para el arroz (15,3 por ciento), al pasar de 148.372 hectáreas a 171.017 y para el cultivo de cebada (43 por ciento) al pasar de 1.500 a 2.145 hectáreas sembradas durante el primer semestre de este año. Según Rafael Mejía, presidente del gremio de los agricultores del país, muchos de los empleos que se perdieron por el menos hectareaje sembrado, se fueron hacia otras actividades agrarias como los cultivos permanentes, mientras que en otros casos, efectivamente, sí hubo pérdida del empleo. “Lo hubo, pero no en la magnitud que dice el Dane”, aseveró el presidente de la SAC. Solo hasta hoy, al mediodía, el gremio presentará un análisis preciso de cuántos empleos se perdieron y qué pasó con esa mano de obra del sector rural, hacia dónde migró y si, efectivamente, entraron a formar parte de las cifras oficiales del desempleo rural en Colombia.

Siga bajando para encontrar más contenido