De arena, cemento y cal son los baños para mascotas instalados en Bogotá

Son cinco alrededor de la ciudad y así los canes se acostumbrarán a usarlos por el olor que expelen sus desechos orgánicos.

POR:
abril 19 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-19

El perro Beagle 'Lucas' examinó la arena con su hocico, alzó la pata y orinó. Él estrenó el quinto baño público para mascotas de la ciudad, en el parque Morato, en la localidad de Suba.

Como él, unos 60 perros, acompañados por sus dueños, conocieron este fin de semana un lugar en donde los caninos pueden hacer sus necesidades sin molestar a los vecinos con sus 'minas'.

"Estamos preocupados por la limpieza porque a veces no hay colaboración de la gente", asegura Juan Darío Lara, dueño de 'Lucas' y habitante de Morato.

Con el baño se espera un cambio. "Los residentes de sectores aledaños no traían bolsas para recoger y teníamos que venir al parque saltando para no pisar los excrementos", explica Olinda Camelo de García, administradora de un edificio en Morato.

Ella gestionó el acuerdo con Lime -empresa que instala los baños por pedido de la comunidad en las localidades que tiene asignadas- y los habitantes del sector para dar solución a esa incomodidad. Mientras a ellos los materiales les costaron 320 mil pesos, Lime puso la mano de obra.

Ya hay otros cuatro 'retretes caninos' en Suba, Rafael Uribe Uribe -allí se puso el primero, hace tres años- y San Cristóbal, diseñados como una forma de adiestrar la mascota para que haga sus necesidades en un solo sitio.

De ese modo también lo concibe Juan Sebastián Blanco, propietario de un Schnauzer negro que visitó el lugar. "Esto sirve como un entrenamiento básico para perros. Ellos deben aprender que no se hace en el apartamento, sino en un lugar diseñado para ellos", afirma emocionado.

¿Cómo funcionan?

"Las orines de los otros que han hecho allí sus necesidades los atraen", explica Israel Rodríguez , coordinador de Relaciones con la Comunidad de Lime.

Sin embargo, las heces no desaparecen como si se las tragara un inodoro. Quien pasee la mascota está en la obligación de recogerlas.

"El amo les debe echar arena encima, luego levantarlas con una pala o una bolsa y echarlas a la basura", añade Rodríguez.

La cal ayudaría a disminuir además el mal olor y ahuyentar los insectos. "Como es un material inerte, impide que se produzcan moscas y bacterias", concluye el vocero de Lime.

La limpieza está a cargo de los operarios de esa empresa de aseo, quienes dos veces por semana, en su servicio de barrido, recogen las excretas de las cestas de basura.

En contraste

Existen 33 retretes públicos para los bogotanos, en portales de TransMilenio, Supercade y juzgados en el centro y Paloquemao. Además, hay otros 311 que operan en los 80 parques distritales y zonales.

Si usted vive en las localidades de Rafael Uribe Uribe, San Cristóbal, Suba, Usme, Usaquén o Antonio Nariño, puede solicitar este servicio en la línea 110 # 1.

Siga bajando para encontrar más contenido