Argentina, con diversos pronósticos económicos para el 2009 según expertos

Analistas reunidos por el Consejo de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires plantearon escenarios diferentes para 2009 en la Argentina, de cara a la crisis financiera internacional.

POR:
noviembre 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-28

Los economistas Miguel Bein, Eduardo Curia, Miguel Broda y Héctor Valle plantearon escenarios diferentes para la Argentina en 2009, en un marco de crisis global, pero coincidieron en que el futuro dependerá de las políticas que adopte el Gobierno.

Mientras Bein y Valle se mostraron más optimistas en cuanto a las posibilidades de crecimiento de la Argentina, a pesar de que la crisis ya afecta a la actividad y el empleo, Broda y Curia se manifestaron pesimistas mientras no se cambie el rumbo de la política económica.

Así se expresan los cuatro economistas en el Octavo Congreso de Economía, organizado por el Consejo de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires.

Si bien Bein estimó que se vienen "uno o dos años muy difíciles para el mundo, pese a la inyección sin precedentes de capitales", pronosticó para la Argentina un 2009 con un "superávit de 2.000 millones de dólares de cuenta corriente, muy cerca del equilibrio".

"La economía de la Argentina está bastante más sólida que en otras crisis, pese a que la salida de capitales es mayor a la que hizo caer la convertibilidad", afirmó el economista.

En este contexto, Bein remarcó que "con buenas prácticas de política económica, la Argentina podría crecer a una tasa de 6,5 y 6,7 por ciento en 2008" y proyectó que podría alcanzar "2,5% en 2009, si la industria automotriz no sigue cayendo".

"El desafío para 2009 no es crecer, sino estancarse. Tenemos que sacarnos el síndrome de que cada siete años la crisis nos hace caer", enfatizó el economista, quien reconoció que el país eligió "el camino del desierto, el más difícil" para llegar a la meta.

Por su parte, Valle coincidió en que "pesadillas tienen todos los países", pero remarcó que "en la Argentina está desapareciendo la pesadilla del capitalismo salvaje fundado en desregulación, privatizaciones y desmonte del estado de bienestar".

En contrapartida, Curia reconoció que el modelo impuesto en 2003 "funcionó muy bien", pero advirtió que "se fueron registrando desvíos y fallas de gestión".

Entre ellos señaló que "hay problemas fundamentales", como "el deterioro del superávit fiscal y la política de ingresos que no ha sido totalmente satisfactoria, especialmente en el tema salarial", en donde "los salarios no se ajustan según criterios de costos y redistributivos", creando una "puja precios-salarios".

El economista alertó también que "llegamos a la crisis sin toda la fuerza que el esquema daba", por lo que "el gradualismo cambiario" que se pretende desde el Gobierno "es muy grave en materia de divisas y empleo".

También apuntó que "tenemos un grave problema de liquidez, dado que no podemos avanzar en el grado de liquidez que necesita la economía porque el mercado externo no demanda".

"El Gobierno debería explicitar su plan de encarar vencimientos, con mas fuerza desde el traspaso de las AFJP", enfatizó Curia y agregó que "no debe coexistir la expansión del gasto con tasas altas porque se trunca la finalidad reactivarte" que se busca.

Asimismo, para los próximos años pronosticó que "va a haber una puja entre gasto público y privado por la finalidad que se le va a dar a los fondos de las AFJP" y señaló que "el desafío es minimizar la pérdida del empleo y del crecimiento".

Con una visión mucho más crítica hacia la gestión Kirchnerista, Broda afirmó: "Voy a ser optimista cuando se termine la dictadura K en la Argentina".

Con esas palabras comenzó el economista su exposición y no dejó de pronosticar buenos augurios para 2011 cuando el nuevo presidente "sea quien sea, (Hermes) Binner, (Elisa) Carrió, asuman la presidencia y sean más parecidos a Bachelet, Tabaré o Lula".

Broda también remarcó que "se vino un veranito de noviembre", pero apuntó contra la "política de miedo aplicada por (el secretario de Comercio Interior, Guillermo) Moreno".

Para 2009 pronosticó que "se viene una política fiscal extraordinariamente expansiva con manejo discrecional del gasto, un avance hacia mayores controles de cambio, la preservación del empleo a toda costa y más intervencionismo estatal".

Asimismo, prevé "mayor gasto público, con menos ventas externas y menor consumo doméstico", por lo que el crecimiento para 2009 lo estimó en "entre menos 1 a menos 3 por ciento, con una caída del consumo del 2 por ciento y una baja de la demanda doméstica de 0,7 por ciento".

Siga bajando para encontrar más contenido