Argentina: Guerra por el Banco Central

Por negarse a transferir US$6.589 millones de las reservas internacionales a una cuenta creada por el Ejecutivo para pago de deuda externa y financiar el Fondo del Bicentenario, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner exigió la renuncia al presidente del Banco Central Martín Redrado, pero éste se negó a renunciar pues la Carta Orgánica del Banco le garantiza su autonomía y no recibe órdenes del Ejecutivo.

POR:
enero 12 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-12

Mientras las dos asociaciones de bancos apoyaron el pedido de renuncia a Redrado “para preservar la estabilidad financiera”, el Partido Radical de oposición y el vicepresidente Julio Cobos expresaron su apoyo al directivo en cuestión, de modo que el problema se ha convertido en un pulso político; y aunque la oposición ha criticado el enfoque ortodoxo de Redrado en el manejo monetario, ha cerrado filas en defensa de la autonomía del Banco. El periodo de Redrado se vence el 23 de septiembre y aunque el Gobierno ha amenazado con una denuncia ante el Congreso por “incumplimiento de deberes de funcionario público”, el Gobierno no tiene la mayoría para imponer sus posición. Y el diputado del partido Proyecto Sur, Francisco Solanas anunció que demandará penalmente a la Presidenta por lo que consideró la ‘aberración’ de tratar de apropiarse de las reservas. El Fondo del Bicentenario al cual se ordena trasladar esas reservas fue creado por un decreto de necesidad y urgencia y el vicepresidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, no apoyó a su Jefe argumentando que “una norma que tiene rango de ley debe ser cumplida” y que “si bien el Banco Central es autónomo en sus decisiones del Poder Ejecutivo, no es autónomo de la Constitución nacional”. En cambio, la División Jurídica del Banco Central apoyó a Redrado al expresar que el Ejecutivo “carece, como principio, de la potestad de dar instrucciones a este BCRA en cuestiones que afecten la política monetaria y financiera”. Según la Carta Orgánica, la Presidenta puede remover a los miembros del directorio si hay “mala conducta o incumplimiento de los deberes de funcionario público”, pero para ello debe contar con el previo consejo de una comisión legislativa presidida por el titular del Senado e integrada por los presidentes de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Economía del Senado y de la Cámara de Diputados. La oposición ha declarado que como el Congreso está en receso, el Gobierno debería convocar a sesiones extraordinarias para poder conformar la comisión. En un cuarto de siglo, Argentina recurrió en cuatro ocasiones a eliminar tres ceros a la moneda y a cambiar de signo monetario, pues la pérdida de confianza en la moneda nacional, a causa de la hiperinflación, era crítica, Y en ello ha incidido sin duda el desbordado gasto público y por ello en las actuales circunstancias hay el temor de que el ex presidente Kirchner tenga interés en utilizar los fondos solicitados, para programas de gasto público que favorezcan sus aspiraciones de reelegirse en 2011 y revertir la derrota sufrida por el peronismo en las últimas elecciones. La decisión de transferir los recursos de la seguridad social de los fondos privados al manejo público ha generado similar preocupación. BEETHOVEN HERRERA V. Profesor de las Universidades Nacional y Externado beethovenhv@gmail.com HERJOS

Siga bajando para encontrar más contenido