Argentina, paga o ...

Tras haber declarado en diciembre del 2001 la mayor moratoria de la historia, Argentina acaba de decidir la cancelación de la deuda externa que tiene con los 19 países ricos que conforman el Club de París y que asciende a US$6.706 millones. Apoyada en sus reservas de US$47.000, Argentina busca superar el bloqueo al financiamiento externo que se ha producido tras la cesación de pagos.

POR:
septiembre 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-15

Dicha deuda representa el 4,4% del total y restan US$137.786 millones pendientes. En el 2005, terminó de negociar US$81.800 millones y logró que el 76,15 % de los acreedores aceptarán recortes entre 45% y 75% de sus bonos, pero el 24% restante rechazó esa oferta y siguen presionando la reapertura de la negociación del canje de sus bonos. La deuda externa pasó de US$50.000 a US$150.000 en la década de los 90, sin que el FMI advirtiera sobre los riesgos de sostenibilidad y la política de paridad fija establecida por el ministro Cavallo, hizo crisis cuando Brasil devaluó 40% en 1999 para enfrentar la crisis mundial. El Fondo invitaba al presidente Menem a sus conferencias como el autor de un milagro. En el 2006, Argentina prepagó toda su deuda con el FMI que ascendía a US$9.600 millones con el interés de evitar la supervisión de dicha entidad, pero el Club de París exigió a Argentina el aval del Fondo para negociar, a lo cual se resistía el Gobierno argentino. Para justificar el pago al Club, la presidenta argumentó que se trataba de pagar una deuda de financiación de exportaciones y no de carácter financiero; pero resulta obvio que en ambos casos lo que han buscado las autoridades del país austral es desbloquear el acceso a fondos del extranjero y superar el cierre de inversiones, después de haber incumplido de modo severo sus compromisos financieros internacionales. Pese a la radicalidad del lenguaje que emplea el Gobierno peronista, no se ha atrevido a desglosar las deudas que fueron contratadas con el cumplimiento de los procesos legales, de otras contratadas por regímenes ilegítimos como las dictaduras militares que asolaron recurrentemente a ese país. Tampoco se han discriminado las deudas que efectivamente ingresaron y se invirtieron, respecto de los que alimentaron la fuga de capitales. Esa época se conoció como período de la plata dulce. La fuga de capitales del año 2001 fue monumental, facilitada por la apertura de la cuenta de capitales la existencia de una moneda local sobrevaluada a consecuencia de la política de convertibilidad y el colapso del Gobierno del presidente De la Rua. Entre tanto, hay denuncias de manipulación de las cifras de desempleo, el gasto fiscal no se reduce y el conflicto con los exportadores agrícolas por los impuestos que los gravan ha desgastado severamente al Gobierno. beethovenhv@yahoo.com '' Apoyada en sus reservas de US$47.000, Argentina busca superar el bloqueo al financiamiento externo.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido