Argentina presentará 'jugosa' oferta de canje

Varios analistas concuerdan en que la propuesta sobre la deuda en mora que adelantará el Gobierno esta semana es muy necesaria.

Finanzas
POR:
abril 12 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-12

Argentina intentará esta semana 'seducir' a los bonistas con una generosa oferta de canje de su deuda en mora que entierre en el pasado el descalabro de la moratoria, pero después deberá arreglar cuentas pendientes con el Club de París, señalaron economistas en Buenos Aires.

El gobierno de la presidenta Cristina Kirchner revelará qué porcentaje de deuda está dispuesto a reconocer sobre unos 20.000 millones de dólares de capital y unos 9.000 millones de dólares en intereses caídos desde el 2005.

Eduardo Blasco, de la consultora Maxinver, dijo que se espera "una oferta razonable, al reconocer 50 dólares por cada 100 dólares de deuda", aunque otros consultores calculan una tasa mejor a cambio de títulos que están por el suelo. Dante Sica, de la consultora Abeceb.com, opinó que la operación "es un avance para mejorar la credibilidad, bajar el riesgo país y conseguir financiamiento a tasas razonables, pero hace falta la negociación de la deuda con el Club de París", por unos 6.500 millones de dólares.

Daniel Marx, ex negociador de la deuda y director de AGM Finanzas, señaló que el canje "por sí solo no será suficiente para mejorar la situación de Argentina", al señalar que faltan "acciones fiscales y credibilidad con las estadísticas", cuestionadas por sospechas de manipulación.

Aldo Pignanelli, un ex presidente del Banco Central, comentó que la oferta a los bonistas "era un paso que había que dar y será exitoso porque a quien tiene ese bono no le queda otra alternativa que aceptarlo".

Aldo Abram, de la firma Exante, dijo que "es un paso necesario para reconstruir la credibilidad argentina" y consideró que "una adhesión de más del 60 por ciento es exitosa".

El quilombo en el Banco Central

Una de esas cancelaciones, por 203,6 millones de dólares, la acaba de hacer efectiva la presidenta Cristina Fernández utilizando reservas del Banco Central, contra viento y marea, debido a la resistencia de la medida que la oposición intenta plantear en el Congreso. El incidente significó el despido de Martín Redrado, ex director del Emisor, quien se oponía el uso de las reservas para pagar la deuda.