Argentinos protestan por 'ley de exportaciones alimentarias', este martes en Buenos Aires

A 24 horas de debatirse la iniciativa legislativa de impuestos a las multimillonarias exportaciones de granos en el Parlamento, se movilizan cientos de ciudadanos por las calles de ese país.

POR:
julio 15 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-15

Por su parte, activistas del gubernamental peronismo, convocados por la oficialista central obrera (CGT) y las superpobladas comunas de la periferia de Buenos Aires, bastiones históricos del partido, se unían a organizaciones sociales de piqueteros desocupados para dar apoyo a la presidenta Cristina Kirchner.

"Apoyemos la democracia contra los desestabilizadores. Queremos redistribuir la riqueza con las retenciones (impuestos a las exportaciones)", exhortó el ex presidente Néstor Kirchner (2003-2007), esposo de la mandataria y orador del acto oficialista frente al Congreso.

El 'kirchnerismo' (peronismo socialdemócrata) tiene mayoría en el Senado como para sancionar el miércoles la iniciativa que envió Diputados, que permite al fisco recaudar unos 11.000 de los 24.000 millones de dólares de la cosecha de soja sólo por derechos aduaneros, sin contar otros tributos.

Pero casi toda la oposición liberal, derechista, izquierdista y radical socialdemócrata se aglutinaba en un multitudinario acto junto con las cuatro grandes patronales agropecuarias en torno del Monumento a los Españoles, en medio de los parques del barrio capitalino de Palermo.

Al mitin en Palermo se sumaron peronistas disidentes del kirchnerismo fieles al ex presidente Eduardo Duhalde (2002-2003) y una fracción de la CGT que era afín al ex mandatario peronista liberal Carlos Menem (1989-1999).

José de la Sota, uno de los líderes peronistas disidentes, dijo que Argentina puede producir una cosecha de 150 millones de toneladas de granos en 2009, un 50% más que este año, si decide tener una política agropecuaria.

"En vez de pelearse con el campo, el Gobierno tendría que haber planteado el debate sobre cómo producir 150 millones de toneladas el año que viene, ya que sin política agropecuaria casi llegamos a los 100 millones", criticó De la Sota, quien pasó a la oposición al iniciarse hace cuatro meses el conflicto.

La importancia de la ley está dada por ser Argentina el primer exportador mundial de harinas y aceites de soja, el cuarto de trigo, el segundo de maíz --detrás de Estados Unidos-- y el tercero de granos de soja, según la secretaría de Agricultura de Estados Unidos.

El matrimonio Kirchner y sus aliados intentan que el Congreso avale las llamadas "retenciones móviles", que fijan tasas aduaneras cada vez más altas a medida que aumente el precio internacional de las materias primas.

Las exportaciones de granos y agroindustriales se ubican este año en unos 35.000 millones de dólares, más del 50% del total de las ventas al exterior.

El conflicto con los agricultores desatado hace cuatro meses unió en la lucha a pequeños "chacareros" (minifundistas) con grandes grupos financistas de siembra y las seis grandes corporaciones exportadoras de granos, cinco de ellas multinacionales y una argentina.

El objetivo del Gobierno es desalentar la soja, cultivo dominante y considerado "el oro verde" del país en el siglo XXI, además de regular precios internos de alimentos ante una creciente inflación, aunque el Gobierno sólo admite que es menor al 10% anual, cifra no confirmada por los especialistas.

Los Kirchner se negaban a frenar el crecimiento de 8% a 9% anual, como lo recomendaban consultoras neoliberales y el FMI para controlar la inflación, pero en los hechos la crisis con el agro desaceleró con fuerza la economía.

"La economía ha sufrido enormemente (por el conflicto). El campo ha tenido muy grandes ganancias, pero tiene que hacer un aporte equilibrado al país", dijo Juan Zanola, uno de los jefes sindicales de la CGT oficialista.

El acto frente al Congreso congregaba a trabajadores de todas las ramas laborales con organizaciones de desocupados que cobran subsidios, junto con grupos de centroizquierda que apoyan la política de derechos humanos del Gobierno.

El mitin en Palermo lograba un masivo respaldo de las clases medias urbanas que votaron contra el kirchnerismo en las presidenciales de octubre pasado.

Siga bajando para encontrar más contenido