Armas contra la osteoporosis Hoy se celebra el Día Mundial contra la enfermedad. Lo nuevo en tratamientos para evitar fracturas. La densitometría es fundamental

Armas contra la osteoporosis Hoy se celebra el Día Mundial contra la enfermedad. Lo nuevo en tratamientos para evitar fracturas. La densitometría es fundamental

POR:
octubre 20 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-20

De cinco pacientes con osteoporosis, cuatro son mujeres. Muchas de ellas deben tomar medicamentos, bien sea semanalmente o espaciados por tres meses, para evitar el deterioro de sus huesos, pero ahora basta con hacerlo una vez al año (ver recuadro). “El hueso es un tejido vivo que se renueva cada 10 años, es decir que en ese tiempo el cuerpo adquiere ciento por ciento huesos nuevos. En este proceso, el hueso se forma y se reabsorbe, y lo que sucede en la osteoporosis es que la reabsorción aumenta”, afirma el presidente de la Asociación Colombiana de Menopausia, David Vásquez. La enfermedad del metabolismo del hueso más frecuente en el mundo, afecta a más de 150 millones de personas. Osteoporosis, literalmente significa ‘hueso poroso’, “porque el hueso se vuelve como un merengue, pierde su masa mineral y se vuelve quebradizo”, sostiene Vásquez. Es por eso que se asocia con el aumento del riesgo de sufrir fracturas. El problema es que, con frecuencia, la osteoporosis se desarrolla inadvertidamente a través de muchos años, sin síntomas, hasta que se presenta una fractura. Muchas de ellas resultan dolorosas e incapacitantes. Las más frecuentes afectan cadera, columna, muñeca, brazos y piernas y generalmente ocurren como resultado de una caída o un golpe leve. Sin embargo, hasta las simples tareas del hogar pueden producir una fractura de la columna si los huesos se han debilitado por la enfermedad. Se calcula que una de cada dos mujeres mayores de 50 años y uno de cada cuatro hombres sufrirá una fractura a causa de la osteoporosis. Según el director médico de la Liga Colombiana contra la Osteoporosis, Andrés Villanueva, en Colombia del ciento por ciento, del 30 al 35 por ciento de la población mayor de 45 años sufre de osteopenia leve y severa (estadio anterior) y osteoporosis, entre el 5 y el 10 por ciento. El cálculo de población afectada por la enfermedad es de uno de cada 8 hombres y una de cada tres mujeres. EN MUJERES La osteoporosis es mucho más común en mujeres que en hombres, porque la mujer tiene menos masa ósea que el hombre, tiende a vivir más tiempo y necesita de hormonas femeninas -estrógenos- para mantener los huesos fuertes. Es por eso que las mujeres después de la menopausia están en más riesgo. Aunque a pocos les preocupa, este mal ha aumentado los niveles de mortalidad, según Vásquez: “hay pacientes que, por ejemplo, requieren de cirugía de cadera, que implica riesgos cardiovasculares. También se afecta la calidad de vida porque estos pacientes no pueden volver a caminar normalmente. Inclusive, existen estudios que dicen que más de la mitad de los pacientes en este estado preferiría morir que vivir con tantas limitaciones”, añade. Y si bien son más las mujeres a quienes les preocupa mucho más el cáncer de seno que la osteoporosis, se puede decir que las dos enfermedades causan la muerte del mismo número de personas. En Estados Unidos, se calcula que esta cifra alcanza el 2,8 por ciento. La única forma de diagnosticar la osteoporosis es practicarse una densitometría ósea, especialmente si se es mayor de 60 años y en los hombres de más de 70. “Antes de estas edades, el examen se recomienda para las personas en riesgo, como aquellas que han tenido la menopausia antes de los 45 años (por causas naturales o quirúrgicas), para los pacientes que toman corticoides o que sufren de la tiroides, a quienes consumen cigarrillo y alcohol, son sedentarios, tienen antecedentes familiares de la enfermedad y una dieta pobre en calcio. El primer estadio de la enfermedad es la osteopenia, cuando empieza el deterioro de la masa ósea, cuando se acentúa se habla de osteoporosis. También se presentan síntomas, a medida que avanza, como dolor de espalda y pérdida de estatura. La razón es que hay vértebras que se acuñan o se aplastan una contra la otra, lo que también causa joroba. Hasta hace algunos años se consideraba a la osteoporosis como parte normal del envejecimiento y un mal que se debía aceptar. Pero hoy las cosas han cambiado, pues ya se sabe que es una grave enfermedad capaz de deteriorar la calidad de vida. Para eso, hay tratamientos que pueden disminuir el riesgo de sufrir fracturas incapacitantes. El resto corre por cuenta de la prevención: una dieta rica en calcio (lácteos, granos y verduras), sol moderado y ejercicio constante para mantener la masa ósea. HAY NOVEDADES MEDICAMENTOS. A pesar de los avances en el manejo de la osteoporosis, se ha encontrado que los pacientes abandonan los tratamientos, cuando tienen que tomar varias tabletas diarias, semanales o, inclusive una vez al mes para controlarla; lo que hace que los pacientes pierdan la protección que les ofrece su medicamento. Se sabe que uno de cada tres pacientes continúa el tratamiento por vía oral, luego de seis meses. Ante la situación, un nuevo tratamiento puede resultar más eficaz. Se trata del zolendronato, que pertenece a la familia de los bifosfonatos y tiene la particularidad de que se administra no por vía oral, sino intravenosa, solo una vez al año. “Esto facilita la continuidad del tratamiento, con la ventaja sobre las pastillas de que no tiene efectos secundarios como gastritis y estreñimiento”, sostiene Andrés Villanueva. Para el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica se usa esta infusión, un líquido que se inyecta a un suero, un procedimiento que demora 15 minutos. Cuesta 1.400.000 pesos.

Siga bajando para encontrar más contenido