Arranca ‘cabildeo’ por las exenciones

En el Congreso de la República fue aprobado ya en primer debate un proyecto de ley que extiende los beneficios y exenciones tributarias para el eje cafetero, afectado hace siete años por un terremoto.

POR:
agosto 03 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-03

El proyecto va para la plenaria del Senado y fue aprobado por la Comisión III, la misma que deberá estudiar la reforma tributaria que presentó el Gobierno la semana pasada. Esta es sólo una paradoja de lo que está pasando en el tema: mientras el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, pregona una reforma que elimina las exenciones bajando la tasa nominal de tributación de las empresas, el Congreso parece ir por otro camino. Pero no sólo la idea de mantener las ventajas con una menor tasa recorre los pasillos del Congreso de la República, sino que desde el mismo sector privado se alista un ejército de ‘lobistas’ para estar cerca de la discusión del proyecto. Y han dado los primeros pasos. En el Ministerio de Hacienda y la Dian han llegado unas 50 cartas de gremios y empresas reclamando sobre la posible eliminación de las exenciones o cambios en las normas. Varios de esos pedidos ya son públicos. Por ejemplo, el sistema financiero quiere que se elimine el impuesto del cuatro por mil sobre las transacciones bancarias, alegando que este sólo conduce a una desintermediación y menor utilización del sistema por parte de los usuarios. Los fondos de pensiones pregonan el mantenimiento de la exención para los aportes a pensiones voluntarias y los constructores no quieren que se acabe el tratamiento especial que en materia de retención en la fuente tienen las cuentas de ahorro con destino a la financiación de vivienda, AFC. Los agricultores no están de acuerdo con que se graven los insumos del sector porque consideran que encarecen el producto final al no poder el productor descontar el impuesto pagado y tener que aplicarlo como un costo. Incluso, el principal gremio industrial, la Andi, cree que el proyecto es demasiado tímido en los estímulos a la inversión pues les parece muy poco la reducción de la tasa de tributación para las empresas de un 38,5 a 34 por ciento para el primer año, 33 para el segundo y 32 por ciento a partir del 2009. Las zonas francas del país sienten que el Gobierno les dará un ‘varillazo’ que las enterrará, al eliminar las ventajas tributarias que les habían otorgado a través de un decreto de diciembre del 2005, luego de un trámite muy largo. Incluso les extraña que mientras el presidente Uribe anunció nuevas zonas francas para salud y biocombustibles el mismo día que se ‘cerró’ la negociación del TLC, a finales de febrero, ahora el mismo Gobierno quiera acabar con ellas en el proyecto tributario.** 50 cartas ha recibido el ministerio de Hacienda de gremios y distintas asociaciones que piden revisar el proyecto tributaria para mantener los beneficios vigentes.

Siga bajando para encontrar más contenido