Arranca la clasificación de inversionistas bursátiles

Desde la próxima semana, las compañías que desarrollan actividades de intermediación en el mercado de valores deberán tener mecanismos para clasificar a los clientes de acuerdo con sus características y perfil de riesgo.

POR:
noviembre 24 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-24

De esta manera, habrá una distinción entre quienes son solo inversionistas y los que son inversionistas profesionales. La diferencia, es que los segundos son personas con mayor grado de conocimiento del mercado, las operaciones que allí se realizan y los riesgos que se corren. Esto, con el objetivo de que los intermediarios puedan prestar un servicio más ajustado a las necesidades de cada usuario. Por ejemplo, un cliente inversionista necesitará mayor asesoría, información y capacitación sobre lo que ocurre en el mercado. Con esto se busca evitar aquellos casos en los cuales los intermediarios no pueden dedicar el espacio ni el tiempo suficiente a los inversionistas que tienen menor conocimiento del sector. Al mismo tiempo, los operadores, asesores comerciales y directivos de las firmas intermediarias, tienen plazo hasta el 31 de diciembre de este año para obtener la certificación necesaria para participar en el mercado, que otorga el Autorregulador del Mercado de Valores (AMV) y estar inscritos en los registros de la Superintendencia Financiera antes del 31 de enero del 2009. Hasta ahora, los operadores del mercado de valores han presentado 8.142 exámenes ante el AMV, de los cuales el 83 por ciento ha sido aprobados. En lo que respecta a los asesores comerciales básicos, de renta fija y variable, fondos de pensiones y derivados, se han presentado 345 pruebas, de las cuales 233 han sido aprobadas. Con este cargo, ya hay 83 personas certificadas. En total, se han emitido 3.780 certificaciones. La mayoría corresponde a renta variable (1.629) y renta fija (1.081). En el mercado de derivados hay 630 profesionales capacitados, 131 para carteras colectivas y 60 para fondos de pensiones. Una de las certificaciones fue revocada. El porcentaje de reprobación, cercano al 17 por ciento, se ha reducido en los últimos meses, en la medida en que varios aspirantes que habían perdido el examen inicialmente lo han vuelto a tomar. MEDIDAS PARA DEPURAR LAS OPERACIONES La entrada en vigencia de la clasificación de inversionistas hace parte de un programa de depuración del mercado de valores que se adelanta desde hace varios meses. Recientemen- te, se tomaron medidas relaciona- das con conflictos de interés y de registro de órdenes, que buscan hacer más transparente los negocios entre intermediarios y clientes. Por ejemplo, cuando una comisionista recomiende comprar o vender determinada acción debe aclarar si tiene posiciones de esos títulos en su portafolio de inversión. La idea es que se den recomendaciones objetivas a los clientes para que tomen decisiones informadas. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido