Arranca dura negociación de condiciones laborales entre Ecopetrol y la USO

La empresa le apuesta a una convención a largo plazo para poder desarrollar su ambicioso plan de producir un millón de barriles en el 2015, que cuesta US$60.000 millones.

POR:
julio 28 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-28

Al presidente de Ecopetrol le tocará apelar a su carisma para afrontar la nueva negociación de la convención colectiva de la USO, la cual arrancó a mediados de julio, pero que al mismo tiempo se perfila como una de las más complicadas de llevar a feliz término bajo la nueva naturaleza jurídica de la petrolera, ahora con capital privado.

Y ello no sólo será por las exigencias de los aumentos salariales del sindicato que están pidiendo un incremento del 22 por ciento como mínimo, argumentando la pérdida del poder adquisitivo y las ganancias récord obtenidas en el 2008, sino por el deseo de las directivas de la firma de que por primera vez en su historia, Ecopetrol suscriba con sus trabajadores una convención a cinco años en lugar de tres como se venía haciendo.

Fuentes en la compañía han dicho que el objetivo de elevar la vigencia de la convención a un lustro, es justamente crear un clima laboral adecuado y sosegado para poder desarrollar el plan estratégico al 2015, según el cual en ese año la petrolera deberá estar produciendo un millón de barriles y que requerirá de inversiones por 60.000 millones de dólares.

"La propuesta de cinco años es una propuesta que no está dentro de las cuentas del sindicato, que hizo una contrapropuesta de tres años y medio, porque a cinco años no le jugamos", dijo Álvaro Torrado, tesorero de la USO nacional al hacer un recuento de la negociación que se está llevando a cabo en Bogotá.

Hasta el momento la empresa no ha destapado sus cartas en cuanto a un planteamiento de aumento, según la USO, sin embargo, se conoció que la junta directiva aprobó un reajuste de 4,7 por ciento para el personal que no hace parte de la convención a partir de julio de este año, lo que indica hacia dónde se dirigiría la oferta.

Los trabajadores piensan que las multimillonarias ganancias (11,6 billones en el 2008) primero se deben reflejar en beneficios para los colombianos, pero que también deben cobijar a los trabajadores.

"La empresa ya nos presentó un contrapliego, el cual va a ser un trancón en la negociación porque desmejora la condiciones de la actual convención y ese será un hueso duro de roer", agregó Torrado. En el pliego de peticiones el sindicato presentó 56 artículos para actualizar y hay alrededor de 18 puntos nuevos.

El primer plazo de la etapa de arreglo directo, que es de 20 días, se vence a principios de agosto, pero se puede prorrogar por otros 20 días más. Si no hay acuerdo, las partes tendrían que convocar un tribunal de arbitramento para zanjar las diferencias y llegar a un acuerdo definitivo.

Según Torrado las negociaciones marchan cordiales, pero lentas, y al cierre de esta edición apenas se había abordado el 5 por ciento de los puntos. No obstante faltaban los más gruesos en los cuales se podría tardar mucho más tiempo.

De hecho, las negociaciones fueron suspendidas temporalmente el pasado 14 de julio debido a incidentes en el Magdalena Medio como consecuencia de las protestas por mejores condiciones laborales, por parte de los empleados de una firma que presta servicios de vigilancia a la petrolera.

Pero en la mesa de negociación también se habrá de abordar un viejo conflicto que data del 2004, cuando hubo una larga huelga laboral en la compañía y se despidieron 100 trabajadores, sobre los cuales se está insistiendo en su reintegro.

Por lo pronto, se ha podido establecer que la empresa dio la orden interna de mantener elevados inventarios de combustibles y productos, pues si bien hasta ahora ha reinado un ambiente cordial, por ahí dicen que es mejor prevenir que lamentar.

Siga bajando para encontrar más contenido