Arranca segunda etapa del Gobierno de Uribe

Por primera vez en muchos años, la posesión de un presidente de la República será un acto sin grandes novedades.

POR:
agosto 05 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-05

Por ejemplo: Uribe no tendrá que dar a conocer un nuevo gabinete y tampoco estrenará banda presidencial, pues el mandatario ya confirmó que usará la misma que le fue impuesta hace cuatro años. Es más, su discurso de posesión seguramente girará en torno a la continuidad de muchos de los programas iniciados en los últimos cuatro años o en la promesa de cumplir los asuntos que quedaron pendientes y que habían sido prometidos en la campaña del 2002. Basta con recordar que la reciente campaña electoral que lo llevó a su reelección, no estuvo enmarcada en grandes promesas, sino en el compromiso de darles continuidad a programas como la política de seguridad democrática, la lucha contra la pobreza, los planes anticorrupción, la reforma tributaria estructural y hasta el país de propietarios. Al igual que hace cuatro años, la posesión de Uribe se realiza en medio de una alta tensión en el tema de seguridad, debido a los atentados de los grupos al margen de la ley que buscan generar pánico y desestabilizar al Gobierno. Tampoco habrá cambios en el ámbito político, pues el mandatario mantiene las mayorías en el Congreso, lo que le da la oportunidad de hacer las reformas prometidas y de gobernar con cierta tranquilidad, en la medida en que habrá más oposición reflexiva que destructiva. A diferencia de lo que sucedió en el 2002, el nuevo período presidencial de Alvaro Uribe arranca sin la expectativa del referendo, proceso que no solamente generó desgaste por la campaña en busca de apoyo, sino que fracasó porque los ciudadanos no respaldaron las reformas propuestas. Uribe inicia su segundo mandato con un TLC ya negociado con Estados Unidos, pero le queda por delante la consolidación del proceso de paz con los paramilitares, así como enfrentar la reforma tributaria, la crisis de la salud, incrementar los niveles de seguridad, eliminar los desequilibrios sociales. 11 presidentes habían confirmado hasta ayer su asistencia a la posesión, el lunes próximo. empresa en momentos en que todos los países están abogando por mantener la seguridad energética.

Siga bajando para encontrar más contenido