EL ARTE DE COMPARTIR CON LOS DEMÁS Matías comparte con los niños

Por: Matías, la Mascota Infantil de Skandia Colombia Ya está próxima la Navidad. Ha llegado la hora de vestir el arbolito y armar el pesebre. Como te puedes dar cuenta, ya muchos apartamentos y casas están adornados con la Navidad. Se aproxima una época en la que la alegría y el cariño se hacen aún mayores.

POR:
noviembre 20 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-20

Los niños esperamos con ansia la noche del 24, para sorprendernos con los regalos que familiares, amigos y el Niño Dios han dispuesto para nosotros este año. Se trata, sin lugar a dudas, de una época mágica, llena de emociones, alegría, cariño y abrazos. Una época invadida por una magia especial que permite renovar nuestros corazones con sentimientos de generosidad. Es por esto que he querido dejar por un momento las lecciones de ahorro y planeación para hacer un alto en el camino e invitarlos a que compartamos con otra persona, ajena a nuestra familia, la alegría de la Navidad. Qué mejor época que esta para contribuir a transformar la mirada de otros que necesitan una palabra de cariño. Mi invitación va dirigida a que junto con tus padres, hermanos y familiares tomes la decisión de construir un regalo para entregarlo a un niño o persona distinta a tu familia y compartas unos minutos de felicidad con alguien que lo necesite. Armar el regalo es tan sencillo como tomar ese juguete en buen estado que ya no usas y que tienes adornando un rincón de tu cuarto o de la sala de juguetes y decidas que a partir de esta Navidad ese juguete sea la alegría de otro niño. Si el presupuesto de la casa lo permite, ese regalo puede ser nuevo. Lo más siginifativo de esto es la posibilidad de compartir con otra persona un instante de felicidad. Un momento en el que permitirás que otros sientan la alegría de la Navidad, esa alegría que tu tienes el privilegio de experimentar al lado de tus padres, hermanos, familiares y amigos. Si decides aceptar esta invitación, es hora de que empieces a identificar con tus padres cuál será el regalo y qué día irán juntos a compartir con esa persona que te recibirá con alegría. Se que esta sencilla, pero significativa acción, te llenará de mucha satisfacción y enriquecerá el sentido de la Navidad para ti de aquí en adelante. La generosidad es una virtud que cada día debemos cultivar y que nos permite contribuir a hacer del nuestro un mejor país. Espero que compartas conmigo esta experiencia y me dejes saber lo que significó para ti y para tu familia. Me puedes hacer llegar tu historia a matias@skandia.com.co

Siga bajando para encontrar más contenido