El arte de invertir en arte

Hace 15 días, un comprador anónimo pagó un poco más de 95 millones de pesos por una obra de Picasso, la Dora Maar au chat, en una subasta realizada por Sotheby's en Nueva York. Sin duda es un coleccionista muy apasionado y adinerado que juega en las grandes ligas. Sin embargo, para comenzar una colección o -no hay que ir tan lejos- tener dos o tres obras de arte en su casa, no hay que esperar a ser millonario y aspirar a tener únicamente firmas tan reconocidas como el maestro español. Y esto lo han ido entendiendo jóvenes profesionales colombianos que se están acercando a las galerías a comprar sus primeras ‘gangas’ tanto por gusto como por inversión.

POR:
mayo 20 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-20

De hecho, el mercado del arte se ha estado moviendo en los dos últimos años, aunque los mismos galeristas reconocen que varía entre unas y otras, según las exposiciones y los artistas, y que unos meses puede resultar mejor que otros. Pero de que están vendiendo, están vendiendo.Cada uno tiene su teoría para justificar este inspirador momento por el que pasan. Entre, las más frecuentes están: la recuperación de la economía del país, que favorece a ciertos sectores que tiene capacidad de ahorro y de inversión. A una mayor sensibilización de los colombianos frente al arte y la cultura gracias a la realización de grandes eventos culturales como el Festival Iberoamericano de Teatro, continuos conciertos y las grandes exposiciones internacionales que han traído al país y a las frecuentes exposiciones que realizan las galerías. También a un auge de artistas jóvenes con talento, concepto y proyección, que las galerías y curadores han decidido apoyar. Y a cambios culturales como que hoy en día los jóvenes se casan más tarde, están más preparados profesionalmente, ganan bien y quieren tener cosas que les den estatus (carros, tecnología y arte). Tampoco hay que descartar el auge de la construcción y la necesidad de decorar el nuevo apartamento.MI PRIMERA OBRAEsta apuesta por jóvenes artistas permite el acceso a obras de arte para las cuales no se necesita una abultada chequera. Desde 700 mil pesos se puede adquirir una obra de un joven talento que promete, lo cual puede asegurar cierto grado de inversión, pues al progresar su carrera se puede valorizar la obra.Según Esteban Jaramillo, de la Galería La Cometa, “las obras de grandes maestros ya tienen un precio, de hecho alto, y no se valorizan mucho más, en cambio un artista joven tiene más oportunidades de crecer”.Para Catalina Casas, de la Galería Casas Riegner, “la gente que quiere comprar e invertir busca arte de la generación que le corresponde. Los jóvenes buscan arte joven que es más accesible para sus condiciones económicas. Además, el medio artístico está muy activo”.El perfil de los compradores novatos es muy variado, pero los especialistas afirman que son jóvenes profesionales de 30 años en adelante, que viven solos o están recién casados, bien ubicados laboralmente, algunos con inquietudes artísticas y otros, asumiendo su ignorancia sobre el tema, pero con ganas de aprender y conocer.Como pasa con muchas mujeres que se asoman a las vitrinas de los almacenes de diseñador pero que no se atreven a entrar a mirar y mucho menos a preguntar o medirse algo porque asumen que todo es costosísimo, en las galerías pasa algo similar. Muchos asumen que los costos son exorbitantes, pero una vez rompen esa barrera se dan cuenta de que pueden encontrar algo que se ajuste a su gusto y bolsillo.Además, aunque no lo dicen a puro grito, las galerías pueden dar crédito, eso sí, a corto plazo (entre dos y seis meses generalmente). Y así, el viejo truco de la cuota mensual ayuda a tener lo que quiere.“Hay que romper el miedo, dice Beatriz Esguerra, de Arte Consultores. Las galerías cumplimos una labor didáctica, de acercarlos al arte. No hay que saber de arte para comprarlo. En esto influyen muchos factores como la personalidad, la sensibilidad, el gusto, la cultura, la región del país de donde viene o de la nacionalidad que se tiene. Lo importante es que pregunten, conozcan, visiten diferentes galerías para que vayan encontrando su estilo”. Darse un paseo por las galerías La mejor manera de aprender y saber qué está pasando en el arte es asistir a las exposiciones. En Bogotá hay cerca de 30 galerías que cada mes, o mes y medio, están inaugurando una muestra con uno o dos artistas. También están las que organizan los museos. “En el arte pasa como con el gusto por los carros, por ejemplo, uno va al concesionario, mira los modelos, pregunta sobre el motor, la velocidad, los caballos de fuerza. De pronto compra un modelo económico, pero sigue yendo a ver los nuevos modelos que salen y de pronto en dos años cambia de carro por uno mejor porque ya entiende que tiene mejores condiciones” comenta Beatriz Esguerra. Eso hay que hacer en las galerías y museos, entrar, ver, preguntar, aprender y aficionarse. Por lo general, estos centros se especializan en cierto tipo de arte y artistas y se encargan de promoverlos, no sólo en su espacio sino en ferias y otras exposiciones, precisamente para que se den a conocer y se vayan valorizando más. hay que fijarse en la seriedad y coherencia del trabajo del galerista y de los artistas que maneja. Para un pintor o escultor tiene la ventaja de que es la galería la que se entiende con los clientes (no se tiene que aguantar que cada uno le pregunte por qué hizo esto o aquello), le busca los contactos, lo presenta en los medios, lo da a conocer a los coleccionistas y lo proyecta en el mercado. Para los clientes, que esa obra tiene un respaldo, que incluso puede volver y negociarla con la misma galería y hacer cambios si quiere ‘mejorar’ de modelo, siguiendo con el caso de los carros. Puede preguntar, asesorarse, aprender y dejarse guiar para formar su colección o adquirir buenas cosas a buenos precios. La idea es que, si el artista vende en su taller, lo haga a los mismos precios de la galería. Y no hay quedarse sólo con lo que hay colgado en la pared. Ellos manejan depósitos con obras muy variadas por los que se puede preguntar. También se pueden aprovechar las subastas, donde se pueden encontrar buenas oportunidades. PROYECCIÓN ASESORÍA. Las galerías están para vender y guiar a los compradores, pero también de fijarse en la trayectoria del sitio y del artista. - Su formación y la carrera que lleva. - Exposiciones individuales, colectivas y en museos. - Participación en ferias, salones de artes, premios. - Si sus obras están en colecciones privadas o públicas. - Distinticiones. - Evolución de su trabajo.

Siga bajando para encontrar más contenido