Artículo que prohíbe venta de Isagén fue tumbado

Tras una conciliación, el Gobierno logró la eliminación del artículo que le impedía vender a la compañía. Hoy se definen los desacuerdos.

Artículo que prohíbe venta de Isagén fue tumbado

Archivo Portafolio

Artículo que prohíbe venta de Isagén fue tumbado

Finanzas
POR:
mayo 06 de 2015 - 04:08 a.m.
2015-05-06

Al aprobar una proposición presentada por el senador liberal Horacio Serpa en el debate final del Plan de Desarrollo, la plenaria del Senado le negó este martes en la noche al Gobierno la posibilidad de vender a Isagén. Sin embargo, poco después, en el inicio de la conciliación entre Senado y Cámara, el Gobierno logró la eliminación de esta aprobación.

Cuando pasó la sorpresiva propuesta, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, presente en la plenaria, expresó su total desacuerdo y su preocupación por el impacto que esta decisión tendría sobre la financiación de las vías 4G.

La negativa a privatizar la porción que el Gobierno tiene en la generadora fue respaldada por buena parte de los senadores, incluso de la coalición y por el Centro Democrático y el Polo. La votación fue: 46 senadores a favor y 32 en contra.

El Gobierno tiene previsto realizar la subasta del 57,61 por ciento de las acciones que tiene en Isagén para el 19 de mayo. (Lea también: SIC da visto bueno a Brookfield para pujar por Isagén)

Esta fue la gran sorpresa en la noche final de aprobación del Plan de Desarrollo en el Senado, que también había dejado por fuera un artículo polémico sobre las licencias exprés.

Con este se busca acortar a 20 días el trámite de un permiso para la explotación y exploración minero-energética.

La Alianza Verde, en cabeza del senador Antonio Navarro, lideró la propuesta de tumbar este artículo, el 166 del proyecto, que luego, también en conciliación, quedó como lo dejó la Cámara.

Se cayó igualmente el artículo que reducía la cuota de pantalla para la producción nacional en los canales de televisión, y en la conciliación se confirmó la eliminación.

Hoy miércoles, Senado y Cámara van a definir otras diferencias pendientes entre los aprobado por cada uno.

FUERTES CRÍTICAS 

Independientemente de si pertenecían o no al partido del Gobierno, los parlamentarios hicieron fuertes críticas al estancamiento, por más de 5 horas, que caracterizó el debate, debido a la cantidad de proposiciones (unas 200) que no se discutían por no contar con aval del Gobierno.

“Es lamentable que se vote el proyecto más importante del país para los próximos 4 años de manera atropellada, sin la debida claridad de qué es lo que estamos avalando”, indicó el senador Luis Emilio Sierra.

Otros congresistas les salieron al quite a las críticas, según las cuales “el Plan es un documento lleno de incoherencias, que no tiene metas firmes soportadas en garantías de financiamiento”.

El senador Efraín Cepeda fue uno de los que defendió la propuesta y el trámite, argumentando que ha tenido el suficiente estudio.

Los temas relacionados con parafiscales e impuestos, principalmente para las regiones, también generaron controversia.

Y fue álgida la discusión en torno a la definición de la política de atención integral en salud, la cual, según el senador Jorge Robledo, “es otra de las reformas que el Gobierno introdujo para ser aprobadas en solo 90 días, sin pasar por el trámite habitual de ley ordinaria”.

Para este sector se debatió la eliminación de autorización del comité científico para acceder a servicios médicos, el establecimiento del subsidio a la oferta a las empresas sociales del Estado y la consolidación de la política farmacéutica.

El pago de pasivos pensionales a hoteles y las facultades dadas al Gobierno para modificar las instituciones agropecuarias también generaron fuertes críticas.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dijo que “el Plan es una reforma social, no tributaria. No hay cobro de valorización, se eliminó la tasa del agua y se mantienen los subsidios para los estratos bajos en servicios públicos”.

Por su parte, el director de Planeación, Simón Gaviria, indicó que “el plan es realista con la nueva situación económica del país y exige mayor eficiencia en el gasto”.

EL TIEMPO