Aseguradoras frenan la venta de pólizas de riesgo climático

Ante la inminencia del fenómeno de ‘El Niño’, se notó una alta demanda por productos de seguros. Mapfre dice que tomó la decisión porque este es un hecho cierto en el país para los próximos meses.

El gremio de los arroceros, Fedearroz, indicó que 17.000 hectáreas del cereal está afectada por la sequía en el país.

Archivo particular

El gremio de los arroceros, Fedearroz, indicó que 17.000 hectáreas del cereal está afectada por la sequía en el país.

Finanzas
POR:
agosto 06 de 2014 - 04:15 a.m.
2014-08-06

“La gerencia de Seguros Agroindustriales informa que a partir de la fecha y hasta nueva orden no se autoriza cotizar ningún negocio, ni emitir ninguna póliza, de los ramos 315 y 316 que incluyan la cobertura de deficiencia de lluvia”.

El mensaje, que fue conocido por varios gremios del sector agropecuario del país, lo firmó la aseguradora española Mapfre.

Así las cosas, quedaría frenado el sistema de aseguramiento agropecuario en la medida en que esta empresa tiene el 86 por ciento de la colocación de seguros agropecuarios en Colombia.

“Con esta restricción, los cultivos de ciclo corto que se sembrarían durante el segundo semestre del 2014 quedarían desprotegidos ante la amenaza de sequía que podría ocasionar el fenómeno de ‘El Niño’, el cual –mencionan los expertos– puede ocurrir entre octubre y marzo del 2015”, dijo Cesar Pardo Villalba, presidente del gremio algodonero, Conalgodón.

El dirigente gremial agregó que bajo esta situación los productores agrícolas quedarían sin alternativas para proteger sus cultivos, por lo que resultaría inútil el esfuerzo del Gobierno por subsidiar hasta el 80 por ciento del costo del seguro.

Pardo Villalba explicó que esta situación se genera porque la compañía La Previsora no está ofreciendo aseguramiento para cultivos de ciclo corto, mientras que Suramericana no está asegurando el cultivo del algodón bajo ningún amparo

Por último, denunció que las compañías están restringiendo la expedición de nuevas pólizas para maíz, soya y arroz.

“Según los corredores de seguros, el amparo de sequía tampoco lo ofrecen para cultivos de tardío rendimiento”, concluyó.

Acerca del tema, Delsa Moreno, gerente de seguros agroindustriales de Mapfre, dijo a Portafolio que la decisión se tomó porque una compañía aseguradora no puede expedir pólizas para cubrir un hecho cierto, como lo es la inminencia del fenómeno de ‘El Niño’.

Esto es lo mismo que tratar de comprar un seguro de vida cuando la persona comienza a padece una enfermedad terminal, que puede causarle la muerte de forma segura.

Además, la señora Moreno denunció que, en los últimos días el sector rural se evidenció una alta demanda de seguros climáticos (sequía, en particular) con ciertas ‘oscuras’ intenciones; es decir, la gente le estaría apostando a asegurar sus cultivos, teniendo la certeza de que se van a siniestrar por escasez de agua, para luego cobrarle a las compañías aseguradoras. Así, apostarle al siniestro, tan evidente como lo es ‘El Niño’, es un buen negocio que tiene la ayuda del propio Gobierno.

Otra denuncia de la vocero de Mapfre está en que los cultivadores compraron pólizas para asegurar la cosecha de grano, con destino a la agroindustria, pero ante la caída mundial de los precios del cereal, lo están cosechando y convirtiéndolo en silo, es decir, cambio de destino de la póliza.

Vale la pena señalar que del valor total de la póliza, el Gobierno cubre hasta el 80 por ciento (hay un subsidio ‘base’ del 60 por ciento para todas las pólizas), mientras que el productor paga el 20 por ciento.

UN MERCADO INCIPIENTE QUE PODRÍA MORIR EN EL INTENTO

Finagro y la SAC indicaron su preocupación por la medida que se tomó.

Acerca del tema, Luis Eduardo Gómez, presidente del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro), indicó que el tema del seguro debe mirarse como a mediano y largo plazos, pues el mercado colombiano es incipiente en cuanto a la oferta y la demanda.

Por otra parte, “desde la política pública, el Gobierno debe continuar persuadiendo para que se coloquen en el mercado pólizas en condiciones fáciles y que se mantengan en el tiempo.

“No se gana nada con entrar y salir del mercado, sino que debe hacerse una gestión para generar cultura”, dijo Gómez.

Por su parte, Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), indicó que para el 11 de agosto la SAC y el gremio de los aseguradores (Fasecolda) se reunirán para analizar el tema.

“Esperamos que el Gobierno tome nota de esto y participe de forma activa. De llegar a frenarse, el seguro agropecuario podría morir de por vida”, sentenció Mejía.

Por último, recordó la accidentada vida de los seguros agrarios en el país: “primero, porque las compañías no querían entrar, luego entraron pero de forma muy pasiva; después, las pólizas resultaban muy costosas y el Gobierno decidió subsidiarlas y, por último, el productor ha visto los seguros como un costo, no como una inversión”.

Juan C. Domínguez
Economía y Negocios