Asobancaria bajó a 2,3% su estimación de crecimiento

El gremio ve señales de que habría un mayor deterioro en el consumo, sumado a la debilidad proveniente del exterior.

Más colombianos, vinculados a sector financiero: Asobancaria
Finanzas
POR:
Portafolio
abril 04 de 2016 - 07:40 p.m.
2016-04-04

Al ver algunas señales de riesgo en el comportamiento de la demanda interna, la Asociación Bancaria redujo sus expectativas de crecimiento del país para este y el próximo año.

En ese sentido, el gremio espera una expansión del PIB del 2,3 por ciento para 2016, frente a su estimación inicial de 2,6 por ciento.

Y, para el 2017, prevé 3,2 por ciento de crecimiento económico, cinco puntos menos que la proyección anterior.

“A pesar de que el crecimiento del PIB en 2015 se mantuvo en línea con nuestras expectativas, se han suscitado acontecimientos que nos han llevado a realizar ajustes sobre las previsiones para el periodo 2016-2017”, dice el gremio.

En particular, las inquietudes están relacionadas con algunos indicadores que dan luces sobre el consumo de los hogares.

Por un lado, se ve una menor dinámica en el índice de confianza del consumidor, en las ventas del comercio y en el crédito de consumo.

De otra parte, han subido la inflación, las tasas de interés y el desempleo en el país, “factores que además de generar mayor incertidumbre sobre el comportamiento de la demanda se traducen en menores niveles de consumo”, añade.

Adicionalmente, “en la medida en que todavía persiste un grado de incertidumbre sobre la reforma tributaria y sobre la magnitud y temporalidad de sus efectos, el Gobierno deberá realizar ajustes importantes en materia de gasto”, señala.

Esto se suma a que se espera además que los bajos precios del petróleo se mantengan, y un menor crecimiento en Estados Unidos, la zona euro y China.

El gremio puntualizó que “de la superación de los enormes desafíos en materia de competitividad, que pasan por la celeridad con que se ejecuten los programas de infraestructura, de la asertividad de las políticas monetarias y fiscales, estas últimas asociadas a la implementación de una reforma tributaria verdaderamente integral, y del diseño de una política económica que propenda por la recomposición sectorial, dependerá que la economía pueda retornar a sus sendas de crecimiento potencial en los próximos años”.