Asocaña pide un diálogo antes de tomar decisiones

El gremio siente ‘pasos de animal grande’ por las decisiones que tomaría al Gobierno frente al Sistema Andino de Franjas de precios (SAFP).

Asocaña

Archivo

Asocaña

Finanzas
POR:
agosto 23 de 2015 - 11:11 p.m.
2015-08-23

Ante un ‘inminente’ pronunciamiento del Gobierno acerca de la suerte que correrá el Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP) que afectarían de forma directa a la cadena de la caña azucarera, el gremio que los acoge, Asocaña, reclamó un diálogo previo del Gobierno.

Se sabe que el Comité de Asuntos Aduaneros, Arancelarios y de Comercio Exterior (Comité Triple AAA) se reunió virtualmente para analizar tres diferentes alternativas para bajar sustancialmente el techo de la franja de precios del azúcar que rige en Colombia desde hace varios años.

Acerca del tema, Luis Fernando Londoño, presidente del gremio agrícola, indicó que el gran temor de todos los actores de la cadena productiva de la caña azucarera es que esas decisiones se tomen, a pesar de los anuncios públicos de la ministra de Comercio de que no se tomarían decisiones sobre este asunto sin antes concertar con la agroindustria cañera.

“A los actores sociales de las cadenas del azúcar y de la panela, a los agricultores, trabajadores, procesadores, sindicatos, alcaldes y gobernadores del área de influencia de esta agroindustria, nos ha causado, por decir lo menos, extrañeza esta situación”, dijo Londoño.

Por último, el dirigente gremial indicó que de tomarse una medida como la esperada, el suroccidente sería muy afectado.

“Sin duda, las condiciones sociales y el nivel de vida de los municipios de influencia de los cultivos de caña y de las empresas azucareras, son mejores que los de la gran mayoría de regiones del país donde se llevan a cabo labores agropecuarias, según estudio de Fedesarrollo.

“Son más de 188.000 empleos directos e indirectos los que se generan en el sector azucarero, la fuente de ingresos para más de 35 municipios, mientras hay más de dos millones de personas que dependen de esta agroindustria”, concluyó Luis Fernando Londoño.

Vale la pena indicar que el SAFP es un mecanismo para estabilizar el costo de importación de unos productos agropecuarios, caracterizados por una marcada inestabilidad en sus precios internacionales.

La estabilización se consigue aumentando el arancel ad valórem cuando el precio internacional está por debajo del nivel piso, y rebajando dicho arancel hasta cero, cuando dicho precio está por encima del techo. Es decir, la franja de precios equivale a convertir el arancel en un factor variable que se ajusta automáticamente para contrarrestar las fluctuaciones del precio mundial.

Los productos beneficiados por este sistema son arroz, cebada, maíz (blanco y amarillo) soya, trigo, aceites (soya y palma), azúcar (blanco y crudo), leche, pollo y cerdo.

En cuanto al Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar (Fepa), este busca procurar un ingreso rentable a los productores de azúcar, consiguiendo que se regule la producción nacional y manteniendo y haciendo crecer la oferta de producto para los diferentes mercados.

Funciona con base en precios de referencia para los diferentes mercados, generando así un flujo de dineros de cesiones y compensaciones.

HAY ESTUDIOS QUE VALIDAN EL SAFP

Asocaña indicó que hay estudios serios que favorecen que siga vigente el SAFP.

El de Andrés Escobar, del 2011, catalogó a Colombia como un país de protección arancelaria baja frente a otros países azucareros, otro del 2012, escrito por la especialista Marcela Meléndez y el más reciente, de junio de este año, de Yesid Castro Forero, quien ha estudiado y participado en el diseño e implementación de este mecanismo desde su creación en la Comunidad Andina de Naciones.