Asocaña pide leyes ‘estables’

Definitivamente, a los empresarios de la caña de azúcar no les convenció la nueva fórmula para el pago por el etanol, diseñada por el Gobierno. Esto lo dejó entrever Luis Fernando Londoño Capurro, el presidente de la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña), quien pidió que esta sea analizada y reinventada.

POR:
mayo 19 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-19

“Buscamos una que sea lógica y racional”, dijo el vocero gremial, quien está dispuesto a dialogar de forma directa con el Gobierno nacional. Dicha fórmula tiene en cuenta el precio del azúcar crudo y la cotización del dólar frente al peso colombiano, mientras que en la anterior se tenía en cuenta el azúcar refinado. Esta, que entró en vigencia desde el pasado primero de abril, hizo que el etanol bajara 1.577 pesos a partir de esa fecha. Esta decisión ha despertado posiciones encontradas, pues mientras los industriales del azúcar defendieron el modelo anterior y sentaron su protesta frente al tema, el Gobierno prometió revisar la medida (resolución 180516 del Ministerio de Minas). Extraoficialmente se ha sabido de conversaciones entre el gremio azucarero y dicha cartera, pero estas no han dado resultados hasta el momento. Para concluir el tema, el ex ministro Londoño Capurro pidió al Gobierno que las leyes que expida, al menos con referencia a la agroindustria azucarera, sean claras y den estabilidad a la actividad empresarial. Ahora, como consecuencia, se estima que los empresarios podrían aplazar sus intenciones de inversión en la importación y puesta en marcha de nuevas destilerías o la ampliación de la capacidad productiva de estas, hasta tanto el negocio no les resulte con la rentabilidad necesaria para soportar. Por ahora, un negocio en marcha es la cogeneración de energía eléctrica, a partir del cambio de las calderas de los ingenios. Estos procesos deben darse, en la medida en que se hace necesario renovar la infraestructura de producción de los ingenios. Según Asocaña, los proyectos de ampliación están en marcha en los ingenios Risaralda, La Cabaña, Incauca, Riopaila y Mayagüez. Este último destinó 92.000 millones de pesos para ampliar su capacidad instalada a 35 megavatios. Por su parte, el ingenio San Carlos anunció hace pocos días que está analizando el montaje de un turbogenerador en su factoría. En general, las inversiones de la industria azucarera para la cogeneración de energía rondan los 200 millones de dólares, con los que se espera, para el 2012 una capacidad instalada de 200 megavatios. Y es que hoy, no menos de 12.500 corteros trabajan para la industria azucarera. De estos, 9.500 lo hacen a través de las llamadas cooperativas de trabajo asociado y 3.000 en otros modelos de contratación como contratistas o empleados de los ingenios. 1.577 pesos bajó el alochol carburante desde el pasado primero de abril, indicó ¡A mecanizar! Otro de los temas que se mantiene latente en la industria azucarera colombiana es la mecanización de la recolección de la cosecha. Acerca de este, el presidente del gremio dejó claro que, en la medida en que se retiren los corteros, estos no serán reemplazados por personal nuevo, lo que irá incrementando gradualmente la compra de máquinas cosechadoras de caña. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido