Atra cción y espiritualidad

Lo semejante atrae a lo semejante. Con cada pensamiento atrae pensamientos afines y creas tu realidad. Te crees infeliz y la ley de atracción trae más pensamientos de desgracia y amargura. Recuerdas una experiencia feliz y percibes cómo te sube el ánimo, escuchas una canción favorita y la melodía se queda en tu mente. Traes a tu vida aquello a lo que le prestas toda tu atención, porque te enfocas en eso. Entonces atraes con una fuerza inusitada pensamientos similares, puesto que el Universo creado por Dios es un sistema integrado que responde a las vibraciones y las ondas.

POR:
noviembre 30 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-30

Muchos saben esto, pero no conectan la ley de la atracción con la necesidad de vivir en sintonía con Dios y seguir sus caminos. Cuando eres profundamente espiritual, limpias tu mente de toda escoria y obras con un corazón puro. Entonces atraes lo mejor, incluso sin una fuerza mental especial, porque fluyes en la paz infinita del Creador en la que todos somos uno. Dios es el Todo y el Uno y nosotros somos uno en el todo. En 1980, el científico cuántico David Bohn habló de un orden incluyente y dijo: “todo está incluido en todo”. Pues bien, cinco siglos antes Da Vinci había dicho: “Todo viene de todo, todo está hecho de todo y todo regresa a todo”. La física cuántica enseña que la mente emite ondas o vibraciones en el Universo. Eso lo han sabido siempre los místicos, pero ellos van más allá al vivir en una permanente comunión con Dios y con su amor. Tú eres energía y nada te doblega si vives conectado con la energía del Universo, o sea, con la energía divina, siendo cada día más espiritual. Seguramente, algunos lectores han hecho en talleres de crecimiento un mapa que recoge sus sueños y visualiza sus metas. Lo triste es que pocas veces hay un mapa de la prosperidad que vaya más allá de lo material. En general, las personas ponen fotos de autos, dólares, mansiones, joyas, fincas, viajes, fama y poder. Acaso sería mejor no hablar de mapa de la prosperidad, un término tan económico, sino de mapa de la felicidad, o mejor, mapa de la paz interior. ¿Por qué? Porque puedes atraer a ti mucha prosperidad material a costa de tu felicidad, como les sucede a tantos famosos y poderosos. Un ejemplo triste es el de la cantante Britney Spears: nada en el dinero y la fama, pero no es feliz, es adicta a la Metanfetamina y hace poco intentó suicidarse. No la juzgo, pero su ejemplo y el de otros seres prósperos señala un camino errado. Medítalo con un sabio aforismo de mi reciente libro El sentido de la vida: pierdes tu riqueza y pierdes poco. Pierdes tu salud y pierdes algo. Pero pierdes tu paz interior y lo has perdido todo. Por eso, es vital iluminar y enriquecer la ley de atracción con la espiritualidad, con una vida en la que Dios es el protagonista y nosotros sus instrumentos. Toma decisiones que te cambien y no tengas un alma sellada, sino llena de amor. Escritor - Conferencista Tú eres energía y nada te doblega si vives conectado con la energía del Universo”.

Siga bajando para encontrar más contenido