Fin del auge minero le restaría 0,5% al crecimiento

Anif advierte que no se aprovechó para sembrar en otros sectores que permitan aportarle al Producto Interno Bruto (PIB) a futuro.

El sector petrolero reduce el ímpetu de su crecimiento.

Archivo Portafolio.co

El sector petrolero reduce el ímpetu de su crecimiento.

POR:
septiembre 09 de 2013 - 03:39 a.m.
2013-09-09

La pérdida de impulso de la locomotora minero- energética no solo hará imposible alcanzar las metas de largo plazo en materia de producción de petróleo y carbón, sino que su efecto se comenzará a notar en el mediano plazo en los indicadores de la economía y, obviamente, en las cuentas fiscales del Gobierno.

Así lo aseguró el centro de estudios económicos Anif, al advertir que luego de que el sector petrolero y minero creciera en los últimos años a un promedio del 10 por ciento, en los próximos años su ritmo bajará a un rango entre el 5 y el 7 por ciento, situación que abrirá algunas grietas en la balanza de pagos y en el fisco, debido a menores regalías.

Según las estimaciones de esta entidad, esto implicaría que el potencial de crecimiento de la economía colombiana podría estarse reduciendo en un 0,5 por ciento por año, para ubicarse en un promedio del 4 por ciento en el próximo lustro.

Lo anterior porque –advierte-, no se aprovechó para “sembrar” la bonanza en infraestructura de todo tipo, sino que por el contrario se generaron daños en el sector agro-industrial por cuenta de la enfermedad holandesa, causando una desindustrialización prematura.

“Hay que recordar lo que le está ocurriendo a países que, como Brasil e India, no hicieron la tarea de sembrar a tiempo dichos auges bajo la forma de dotación de infraestructura y ahora se ven abocados a reducir su crecimiento potencial entre 1 y 2 puntos porcentuales, en vez de haberlo incrementado”, asegura el informe.

Agrega que los desafíos institucionales para fortalecer esta locomotora y evitar su fin anticipado son múltiples, bien sea por la regulación ambiental, la acentuación de problemas de orden público, así como la inevitable adaptación al cambio en la demanda global por energéticos.

Siga bajando para encontrar más contenido