Aulas ambientales: una sostenibilidad a largo plazo

A raíz del concepto de Responsabilidad Social Universitaria (RSU) se han involucrado diferentes herramientas relacionadas con el verdadero aporte de las instituciones de educación superior y de sus estudiantes para dar solución a problemas que afectan el entorno que los rodea.

POR:
enero 13 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-13

A raíz del concepto de Responsabilidad Social Universitaria (RSU) se han involucrado diferentes herramientas relacionadas con el verdadero aporte de las instituciones de educación superior y de sus estudiantes para dar solución a problemas que afectan el entorno que los rodea. Temas como pobreza, organización social, productividad, desarrollo local, Derechos Humanos, salud, educación, hábitat y medio ambiente han cobrado un espacio amplio en la agenda pública, en parte, gracias a la aplicación de la RSU que construye y fortalece cada vez más una estrategia en beneficio de los ciudadanos. Precisamente, por estos días dos de los temas que recuperan mayor importancia son el hábitat y el cuidado del medio ambiente. A diario los medios de comunicación abordan las preocupaciones de fenómenos naturales que parecen vaticinar un futuro con grandes dificultades en materia ambiental. Pensando en esto y con la idea de hacer frente a preocupaciones como el calentamiento global y el buen aprovechamiento de los recursos, por estos días la Universidad de la Sabana (sede Bogotá) trabaja en la construcción de dos edificios que fueron diseñados para contribuir de forma permanente al buen cuidado del entorno. Uno de los objetivos es edificar un espacio que genere compromiso por parte de los estudiantes y docentes de la institución. “Lo primero que hicimos fue evaluar cuál es la RSU que tenemos que aplicar a la hora de construir. La idea es ahorrar recursos naturales, tecnológicos y energía, de esta forma surgieron dos edificaciones ambientalmente responsables”, explica Obdulio Velásquez Posada, rector de la Universidad de la Sabana. Asimismo, la iniciativa fue pensada con el fin de generar sostenibilidad, sin embargo, la inversión supera los 34 mil millones de pesos, que se espera sean recuperados a largo plazo. De esta forma, la estructura ocupará un terreno de más de ocho mil metros cuadrados, según Velásquez, “por ser responsable con el medio ambiente la inversión es mucho mayor, pero a largo plazo va a ser más rentable y sostenible”. POR UN MEJOR USO DE LOS RECURSOS Con la edificación, que comenzó a construirse en agosto del año pasado, la Universidad aspira a generar corrientes de aire internas y producir renovación del mismo sin requerir instalaciones mecánicas, lo que permitirá una fácil reducción de las temperaturas. Además, se prevé un mejor uso de las aguas lluvias. Estructura rentable en el tiempo Para los directivos de la Sabana, el proyecto se convierte en una herramienta pedagógica, por tanto una de las garantías para que la construcción alcance los resultados esperados es la intervención de firmas especializadas y expertos en el tema ambiental. Frente a esto, Alberto Ayerbe, arquitecto de la firma Álvaro Rivera y Asociados, a cargo del proyecto, explicó: “la estructura estará dotada de tecnología para aprender e investigar de la manera más eficiente y sostenible”. Y sostuvo que con esto la Universidad se inserta en la nueva tendencia de la ‘arquitectura verde’ y “se ajusta para tener una mayor ventaja en los recursos naturales y el menor consumo de energía y agua”. De acuerdo con Ayerbe, los edificios ahorrarán cerca de 1000 millones de pesos en instalaciones de equipos. Asimismo, tendrán un área construida de 8.161 m2 distribuidos en dos bloques, dotados de la más alta tecnología para el uso eficiente de la energía y la protección del medio ambiente. “Se usó la carga solar que poseen los espacios a través de la ventilación enfriando los espacios de manera natural”, agregó. Nuevas tecnologías, en la onda de lo ambiental Serán 8.161 m2 de construcción amigable con el entorno, con la más alta tecnología para el uso eficiente de la energía. Los espacios contarán, entre otras cosas, con: estudio de televisión de 170 m2, estudio de fotografía, terraza-estudio para producción de televisión, 21 salas de edición no lineal, dos salas de edición multimedia y video, dos salas de redacción, una cabina de radio, dos cabinas de edición de sonido y aulas de clase. "Estos edificios son un llamado a que como ciudadanos podemos trabajar el tema ambiental y no es exclusividad de los países desarrollados. Ejemplos como este serán una buena inversión a futuro”.“El hombre aprende no solamente por lo que se le dice sino por lo que vive y por el ejemplo. Con esto, nuestros estudiantes tienen un contacto con la responsabilidad social ambiental”.Obdulio Velásquez, rector de la U. Sabana17millones de dólares fue la suma que invirtió la Universidad de la Sabana para ejecutar el proyecto. Estudiantes y directivos esperan ahorrar en total, un 68 por ciento en consumo de agua.ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido