Aumenta tensión entre naciones andinas por negociación de acuerdos comerciales

Dos minibloques (Colombia y Perú, de un lado, y Ecuador y Bolivia, de otro) se mantienen en orillas opuestas a pesar de las declaraciones presidenciales en Cumbre de Lima, el sábado pasdo.

POR:
mayo 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-22

Las diferencias en la Comunidad Andina (CAN) estuvieron de desaparecer con esa cumbre de mandatarios, cuyo objetivo era superar las profundas diferencias entre sus miembros frente a la negociación de un Acuerdo de Asociación (AA) con la Unión Europea (UE).

Ecuador y Bolivia, considerados los dos países de menor desarrollo relativo en la subregión andina, votaron negativamente en Lima la propuesta peruana, apoyada por Colombia, para modificar la Decisión 486, la norma de la CAN sobre propiedad intelectual.

El diario limeño 'El Comercio' recogió el disgusto del viceministro de Comercio Exterior del Perú, Eduardo Ferreyros, para quien imperaron motivos políticos para decirle no a la iniciativa peruana.

Esa negativa "podría obligarnos a escoger entre el mercado de Estados Unidos o el andino", advirtió el funcionario, de acuerdo con la reseña del matutino.

No obstante, agregó que todavía es posible insistir en el plano político, con los cancilleres o el propio Presidente de la República. Su jefe, la ministra Mercedes Aráoz, fue más lejos, al manifestar, según el rotativo, que si en el campo político no se obtiene apoyo, "tendremos que tomar las decisiones que corresponden".

"Qué decisiones puede adoptar el Gobierno peruano que no incomoden a Ecuador y Bolivia para que la 'molestia' no se traslade a las negociaciones del AA entre la CAN y la UE y estas sigan frenadas dando al traste con el acuerdo de flexibilidad alcanzado en la minicumbre del sábado de la semana pasada en Lima". La respuesta depende de los contactos, el diálogo y las negociaciones andinas de los próximos días.

El viceministro de Comercio de Colombia, Eduardo Muñoz, quien participó en la cita de Lima, dijo que el delegado ecuatoriano explicó que el voto negativo de su país obedecía a la falta de un trámite interno en su Gobierno por lo que no le era posible aprobar la reforma. Se percibe, entonces, que no hay un rechazo per se a la propuesta. Lo cierto es que no pasó.

Muñoz reconoce que el quid del asunto ya no es técnico, sino político, y por esto se ha planteado que hacia mediados de junio se reúna el Consejo Ampliado de Cancilleres y Ministros de Comercio de la CAN para abordar la discusión política y tratar de destrabar la situación.

Para el Perú, cuyo Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos ya fue aprobado por el congreso de este país, es imperativo adecuar la legislación andina sobre patentes y marcas, entre otros aspectos, para poder cumplir con lo negociado en el acuerdo comercial. Lo mismo sucede con Colombia, aunque su propio TLC permanece en remojo por la negativa demócrata a considerarlo en este momento.

Ecuador y Bolivia, por su parte, tienen otras consideraciones en mente, entre ellas, no permitir cambios en la Decisión 486, que también resultan necesarios en las negociaciones del AA con la Unión Europea y que fue uno de los motivos para que el tema no fuera abordado en la tercera ronda negociadora realizada en Quito hace un mes.

El estancamiento de las negociaciones con la UE, basadas en el esquema bloque a bloque, llevaron a Colombia y Perú a pedir acuerdos bilaterales, lo que en la práctica significaba dejar de lado a Ecuador y Bolivia.

Siga bajando para encontrar más contenido