Aumenta la tensión entre las naciones de la región andina

Las tensiones en la Comunidad Andina (CAN) estaban lejos de desaparecer con la cumbre presidencial del sábado pasado en Lima, cuyo objetivo fue superar las profundas diferencias entre sus miembros frente a la negociación de un Acuerdo de Asociación (AA) con la Unión Europea (UE).

POR:
mayo 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-23

Los dos minibloques andinos (Colombia y Perú, de un lado, y Ecuador y Bolivia, de otro), surgidos en las negociaciones de acuerdos comerciales, se mantienen en orillas opuestas a pesar de las declaraciones presidenciales. Así, Ecuador y Bolivia, considerados los dos países de menor desarrollo relativo en la subregión andina, votaron negativamente en Lima la propuesta peruana, apoyada por Colombia, para modificar la Decisión 486, la norma de la CAN sobre propiedad intelectual. El diario limeño El Comercio recogió el disgusto del viceministro de Comercio Exterior del Perú, Eduardo Ferreyros, para quien imperaron motivos políticos para decirle no a la iniciativa peruana. Esa negativa “podría obligarnos a escoger entre el mercado de Estados Unidos o el andino”, advirtió el funcionario de acuerdo con la reseña del matutino. No obstante, agregó que todavía es posible insistir en el plano político, con los cancilleres o el propio Presidente de la República. Su jefe, la ministra Mercedes Aráoz, fue más lejos, al manifestar, según el rotativo, que si en el campo político no se obtiene apoyo, “tendremos que tomar las decisiones que corresponden”. “Qué decisiones puede adoptar el Gobierno peruano que no incomoden a Ecuador y Bolivia para que la ‘molestia’ no se traslade a las negociaciones del AA entre la CAN y la UE y estas sigan frenadas dando al traste con el acuerdo de flexibilidad alcanzado en la minicumbre del sábado de la semana pasada en Lima”. La respuesta depende de los contactos, el diálogo y las negociaciones andinas de los próximos días. El viceministro de Comercio de Colombia, Eduardo Muñoz, quien participó en la cita de Lima, dijo que el delegado ecuatoriano explicó que el voto negativo de su país obedecía a la falta de un trámite interno en su Gobierno por lo que no le era posible aprobar la reforma. Se percibe, entonces, que no hay un rechazo per se a la propuesta. Lo cierto es que no pasó. Muñoz reconoce que el quid del asunto ya no es técnico, sino político y por esto se ha planteado que hacia mediados de junio se reúna el Consejo Ampliado de Cancilleres y Ministros de Comercio de la CAN para abordar la discusión política y tratar de destrabar la situación. Para el Perú, cuyo Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos ya fue aprobado por el Congreso de este país, es imperativo adecuar la legislación andina sobre patentes y marcas, entre otros aspectos, para poder cumplir con lo negociado en el acuerdo comercial. Lo mismo sucede con Colombia, aunque su propio TLC permanece en remojo por la negativa demócrata a considerarlo en este momento. Ecuador y Bolivia, por su parte, tienen otras consideraciones en mente, entre estas, la de no permitir cambios en la Decisión 486, que también resultan necesarios en las negociaciones del AA con la Unión Europea y que fue uno de los motivos para que el tema no fuera abordado en la tercera ronda negociadora realizada en Quito hace un mes. El estancamiento de las negociaciones con la UE, basadas en el esquema bloque a bloque, llevaron a Colombia y Perú a pedir acuerdos bilaterales, lo que en la práctica significaba dejar de lado a Ecuador y Bolivia. '' Si en el campo político no se obtiene apoyo, tendremos que tomar las decisiones que correspon- den”. Mercedes Aráoz, ministra de Comercio de Perú. '' El asunto ya no es técnico sino político. Por eso se plantea una reunión de Cancilleres y Ministros de Comercio”. Eduardo Muñoz, vice ministro de Comercio de Colombia. La propuesta será votada de nuevo dentro de un mes La propuesta de Perú para modificar la Decisión 486 tiene un artículo, pero ha sido suficiente para levantar semejante polvareda cuando la presentó a la CAN en enero pasado. Desde entonces, siempre ha contado con el respaldo de Colombia y el rechazo de Ecuador y Bolivia. Después de un largo trabajo de los técnicos de los socios de la CAN y de este organismo, se elaboró la propuesta discutida el pasado miércoles, que en esencia faculta a los gobiernos para ampliar los derechos de propiedad intelectual en cuanto a compensaciones a patentes no farmacéuticas por retrasos en su expedición, y otros aspectos relacionados con marcas, divulgación de las invenciones y denominación de origen. LO QUE SIGUE Las reglas andinas establecen que para modificar una Decisión, como la 486, se debe contar con la aprobación de la mayoría de países sin que haya ni un voto negativo. Es decir, que por lo menos tres de los cuatro miembros de la CAN voten afirmativamente y el cuarto no vote en contra. Como en la votación del miércoles hubo dos votos negativos, la propuesta puede volver a presentarse dentro de un mes, es decir, el 21 de junio, fecha para la cual ya debe haberse reunido el Consejo Ampliado de Cancilleres y Ministros de Comercio, donde pueden inclinar hacia la aprobación a Ecuador y Bolivia. De todas maneras, si se pone de nuevo a votación la propuesta peruana, en esta segunda ronda es suficiente la mayoría simple para que sea aprobada. EFECTOS EN LA UE Al rechazar la propuesta perua- na, Bolivia da a entender que tampoco avalará lo que al respec- to se ponga sobre la mesa de negociación con la UE. Es proba- ble que Ecuador asuma la misma posición o, por el contrario, dé una sorpresa y se sume a la postura de Perú y Colombia. Una norma andina, que puede variar de país a país y ser más generosa según lo que considere cada miembro, po- co o nada tiene que ver con la idea de un bloque regional con disposiciones comunes. Dejar por fuera de la negociación áreas, como servicios, compras públicas y propiedad intelectual, no está en el presupuesto de los europeos. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido