Aumentan impuestos a exportaciones de granos Por disposición del Gobierno argentino, y como lo temían los agricultores, serán de entre 5 y 10 por ciento y se aplicarán a la soya, el maíz, el trigo y los aceites .

Aumentan impuestos a exportaciones de granos Por disposición del Gobierno argentino, y como lo temían los agricultores, serán de entre 5 y 10 por ciento y se aplicarán a la soya, el maíz, el trigo y los aceites .

POR:
noviembre 08 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-08

El Gobierno argentino dispuso aumentos de entre 5 y 10 por ciento en los impuestos que aplican a las exportaciones de soya, trigo, maíz y aceites de soya y girasol, con el objetivo de evitar que el incremento de precios internacionales impacten en el mercado interno. “La resolución preserva la posibilidad que la gente en Argentina tenga el poder adquisitivo para comprar los bienes en función de los precios y la estructura de costos internos y no verse afectada por el aumento de precios internacionales de commodities tan significativa como en los últimos meses”, dijo el ministro de Economía, Miguel Peirano. Según informó el Gobierno, en el caso de la soya, el impuesto se incrementó del 27,5 al 35 por ciento; los aceites entre 8 por ciento y 10 por ciento, según sea de soya o girasol; el trigo pasó del 20 al 28 por ciento y para el maíz subió 20 al 25 por ciento. La medida es de aplicación inmediata. “Las retenciones, que para nosotros son un mecanismo redistributivo importante, permiten que aquel que produce en pesos y vende en dólares, copartícipe con su comunidad las utilidades que tiene”, aseguró el jefe de gabinete de ministros, Alberto Fernández. Respecto al impacto que tendrá en la recaudación fiscal, Peirano explicó que “las medidas van a generar recursos fiscales. La magnitud dependerá de la oscilación de los precios internacionales, que en estos momentos registra una volatilidad muy extrema”. El anuncio no fue bien recibido por las asociaciones de productores. “Cuestionamos las retenciones porque afecta al segmento de los productores más vulnerables”, sostuvo Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria Argentina. Además, explicó que como el 98 por ciento de la soya producida va al exterior, “las retenciones no sirven para contener los precios en el mercado interno”. Otra dirigente rural, Analía Quiroga, de la combativa Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), denunció que el verdadero propósito de la medida “es porque los números del gasto público no cierran”. Desde las elecciones, estos dirigentes habían expresado su preocupación por un aumento de los impuestos. “Este año habrá un superávit fiscal (antes del pago de deudas) de más del tres por ciento del Producto Interior Bruto, con lo que se mantiene la fortaleza de las cuentas” del Tesoro de los últimos años, apuntó el ministro de Economía. Los expertos calculan que solamente con los impuestos a las exportaciones de oleaginosas, el Fisco ha recaudado este año unos 4.300 millones de dólares. El aumento de los impuestos fue aplicado en momentos en que las autoridades prevén que la producción de granos alcanzará la cifra récord de 95 millones de toneladas, gracias a un aumento en la cosecha de soya y otras oleaginosas. En el plan de Cristina Fernández de Kirchner se establecen metas para el 2009: una tasa de inversión del 27 por ciento del PBI, aumentar en 20 por ciento las exportaciones y alcanzar una cosecha cerealera de 120 millones de toneladas de granos. Contrario a la alarma de la oposición durante la campaña electoral por un posible rebrote inflacionario, Fernández aseguró que “es un problema a tomar en cuenta”, aunque no preocupante. El Plan mantiene el papel del Estado a través de los actuales controles de precios sobre insumos y un sistema de retenciones móviles sobre las exportaciones agrícola-ganaderas. EN EL PROGRAMA DE GOBIERNO

Siga bajando para encontrar más contenido