Aumentan las señales de recuperación de la economía

Datos positivos en la inversión extranjera, las exportaciones, la demanda de energía y la industria, son algunas de las señales.

Finanzas
POR:
marzo 13 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-13

¿Al fin, la economía se está recuperando? Tanto en Colombia como en el mundo se conocen datos que mejoran pero no faltan los que aún no reaccionan. "La recuperación de la economía mantuvo una dinámica débil", sentenció el Banco de la República en su más reciente junta directiva. Sin embargo, después de esa junta han venido conociéndose nuevos datos que dan cuenta de un mayor vigor en la recuperación.

El país, y especialmente más de tres millones de desempleados con sus familias, tienen fincadas sus esperanzas de reactivación en este año, pero esta vez el esfuerzo debe venir de los mismos hogares si compran y consumen más.

¿Cómo hacerlo, si hay 617.000 jefes de hogar sin trabajo?

En un primer envión, la gente podría comprar más si su confianza crece y consiguen más préstamos, y eso está pasando. También si llegan más remesas de sus familiares en el exterior, pero estas están bajando.

Las mayores compras y también mejores exportaciones podrán hacer que la industria produzca más, y efectivamente las exportaciones crecen y también la producción de la industria. Este aumento, junto a la inversión extranjera directa, que ha aumentado, deberían hacer bajar el desempleo, pero la desocupación ha seguido creciendo.

Hasta aquí, hay cinco factores que mejoran y dos que empeoran. El marcador es 5-2 a favor de la recuperación. El problema es que uno de los dos 'goles' en contra es, ni más ni menos, el desempleo.

Los más optimistas dicen que si bien la tasa de desocupación en Colombia sigue creciendo, eso no significa que la economía siga cayendo.

"La economía dejó de destruir empleo hace rato, que fue lo que pasó cuando comenzó la crisis. En ese entonces las empresas recurrieron a los despidos para afrontar las dificultades, pero ahora se están creando nuevos puestos y el aumento del índice de desempleo obedece a otros factores estadísticos", dice Daniel Niño, gerente de investigaciones de Bancolombia.

Más préstamos y confianza para consumir

Un elemento crítico que mide el crecimiento o caída de la economía es el consumo. Como punto de referencia basta con decir que en Colombia, el consumo de las familias representa el 65 por ciento por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, de todo lo que produce el país en un periodo determinado.

En el mundo las cosas parecen mejorar en esa materia. Mauricio Cárdenas, ex director de Fedesarrollo y actual jefe de la iniciativa latinoamericana del Brookings Institution de E.U., dice que la economía global está en proceso de reactivación, impulsado por el consumo de E.U. y China.

"La economía mundial ha iniciado un proceso de recuperación lento pero con paso firme, en buena parte estimulado por el alto crecimiento en China y el crecimiento de la demanda en E.U.", dice el analista.

Para saber cómo va el consumo en Colombia pueden tenerse en cuenta varios elementos.

Uno de ellos es la confianza de los consumidores, pues es el primer paso para determinar cuál podría ser el comportamiento futuro de variables clave como el crédito bancario, la producción industrial, las ventas del comercio, etc.

Según el reporte más reciente, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) pasó de 7,1 puntos en enero a 11,5 en febrero. El alza es importante si se tiene en cuenta que, en medio de la crisis, el peor momento del ICC se dio en abril del 2009, cuando estaba bajo cero y se acercó a -15 puntos.

Por ese entonces los colombianos tenían temores grandes por su futuro, al punto que dejaron de comprar, las ventas del comercio se cayeron, la industria frenó su producción y el desempleo comenzó a crecer.

Hoy la tendencia es distinta en todos esos factores, menos en el tema laboral porque el desempleo sigue en alza.

En el caso del crédito, los desembolsos de los bancos van en aumento. En el 2009, el saldo de la cartera total del sistema financiero se estancó en un crecimiento de 'cero', pero el arranque del 2010 muestras mejorías sustanciales, por lo menos en periodos de corto plazo.

Según la Asociación Bancaria, para el lapso de cuatro semanas terminadas el 12 de febrero, los desembolsos de créditos tuvieron un crecimiento de 23 por ciento con

relación al mismo periodo del 2009. Los desembolsos de préstamos para los hogares aumentaron 27 por ciento y, según del gremio financiero "tienen una tendencia creciente".

Los banqueros consideran que al cierre del 2010, el saldo de la cartera total del sistema crecerá en un rango del 2 al 5 por ciento, que si bien no es precisamente un auge, sí supera lo conseguido en el 2009. En enero, el crecimiento anual de la cartera bruta ya rondaba el 2 por ciento.

La Encuesta de Opinión del Consumidor de Fedesarrollo señala que la disposición de los colombianos para comprar vivienda sigue en aumento, lo que supone un mayor uso de los préstamos hipotecarios.

En enero, el saldo de esa cartera crecía a un ritmo cercano al 10 por ciento anual, muy por encima del crédito total del sistema.

Otro elemento clave en cuando a la disponibilidad de dinero que los colombianos tienen para gastar y subir el consumo son las remesas y ahí las noticias no son positivas.

En el 2009, esos recursos que llegan al país sumaron 4.145 millones de dólares y cayeron 14 por ciento con respecto al 2008. En el 2010 las cosas tampoco empezaron bien, pues en enero las remesas bajaron 18 por ciento al sumar 266 millones de dólares.

La baja afecta especialmente a regiones como Valle del Cauca, Antioquia y el Eje Cafetero, donde miles de familias basan su sustento en esos recursos que les llegan del exterior.

Otro indicador del consumo tiene que ver con las ventas del comercio minorista, que al cierre del 2009 mostraban tendencia a la recuperación. En diciembre, estas crecieron 2,7 por ciento, lo que muestra una leve recuperación tras permanecer en terrenos negativos desde el tercer trimestre del 2008.

En la sumatoria total (confianza, crédito, remesas, ventas minoristas), hay elementos que pueden generar una recuperación del consumo en el país.

La industria está 'calentando motores'

Por el lado de las empresas manufactureras hay indicios de recuperación. Según el Dane, la producción real de la industria tuvo en diciembre pasado un crecimiento de 2 por ciento, aunque en el año completo 2009 ese indicador cayó 5,3 por ciento. El dato de diciembre no es despreciable si se tiene en cuenta que un año antes había caído 14 por ciento.

No obstante tampoco puede decirse que las máquinas están a pleno ritmo y es mejor asimilar el hecho a que apenas están calentando motores.

En cuanto a las ventas del sector industrial se refiere, estas aumentaron en febrero 1,9 por ciento anual, el mayor crecimiento registrado desde marzo del año pasado.

Las exportaciones nacionales también muestran una mejor evolución. En enero, las ventas nacionales al exterior sumaron 2.913 millones de dólares, con un aumento de 15 por ciento con respecto al mismo mes del 2009. En el periodo de 12 meses mostraron una caída de 11 por ciento.

Un indicador que puede asociarse a la producción es el comportamiento de la Inversión Extranjera Directa (IED), que este año está creciendo y se dirige básicamente al sector productivo.

En los dos primeros meses del año, la IED que había llegado al país sumaba 1.193 millones de dólares, con un aumento de 17,6 por ciento frente al mismo periodo del 2009.

El sector de minas y carbón concentraba el mayor volumen de esos recursos, con 1.094 millones de dólares.

También cabe destacar el incremento de la demanda de energía, que en enero había subido 2,5 por ciento y en febrero llegó a 5,6 por ciento.

Alberto Bernal, director de investigaciones del banco de inversión Bulltick Capital Markets, dice que además hay "un proceso de renovación de inventarios a nivel global, Colombia incluido. Yo veo la industria colombiana creciendo un 4 por ciento anual en el primer trimestre y más del 7 por ciento en el segundo trimestre".

FERNANDO GONZÁLEZ P.
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS