Australia y China pelean por arresto de ejecutivo de Rio Tinto debido a presunto robo de secretos de Estado

El primer ministro australiano, Kevin Rudd, advirtió a Pekín que Australia no es el único país preocupado por la situación del ejecutivo Stern Hu, detenido desde hace once días en Shanghai.

POR:
julio 15 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-15

"Un amplio número de Gobiernos y empresas extranjeras observarán este caso con interés y lo observarán de cerca, y sacarán sus conclusiones sobre cómo es tratado", manifestó Rudd.

Stern Hu y otros tres empleados -de nacionalidad de china- de la minera fueron detenidos el pasado 5 de julio en Shanghai.

Hasta ahora, Pekín no ha acusado a Hu ante los tribunales, pero insiste en que tiene pruebas de que el ejecutivo hizo una serie de sobornos durante la negociación del precio del mineral de hierro.

Se trata de un asunto delicado en las relaciones entre Australia (país exportador) y China (importador), sobre el que llevan nueve meses de conversaciones sin alcanzar ningún consenso.

El gigante asiático quiere una reducción del 45 por ciento sobre el precio de 2008, mientras Australia ofrece un descuento del 33 por ciento.

Al menos otros siete ejecutivos chinos de empresas del sector del acero han sido arrestados dentro de la misma investigación.

Australia es uno de los mayores socios comerciales de China, y el intercambio bilateral llegó el año pasado a los 58.000 millones de dólares estadounidenses.

"Por supuesto Australia tiene intereses económicos significativos en su relación con China, pero también quiero recordar a nuestros amigos chinos que el país asiático también tiene intereses económicos significativos en su relación con Australia y con sus otros socios comerciales en el mundo", apuntó el mandatario australiano.

El Gobierno laborista de Rudd, quien habla mandarín y es visto como un aliado de Pekín, se ha dirigido en al menos veinte ocasiones a las autoridades chinas para preguntar por la situación de Hu y del resto de los empleados detenidos.

Camberra también exige al Ejecutivo chino que agilice el proceso por supuesto espionaje y robo de secretos de Estado abierto contra el ejecutivo de Rio Tinto y que explique los pormenores de su arresto.

Siga bajando para encontrar más contenido