Las automotrices se resisten a las siderúrgicas

No están dispuestas a aceptar los recargos sobre los precios de los metales y amenazan con llevar la lucha a los tribunales

POR:
julio 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-08

En un esfuerzo por contrarrestar las constantes alzas en los precios del acero e impulsar sus debilitadas finanzas, algunas grandes automotrices están comenzando a presionar a las siderúrgicas, afirmando que no pagarán recargos sobre precios que ya habían sido acordados en contratos de suministro vigentes.
La resistencia es uno de los primeros indicios a las acereras de que sus clientes más golpeados por las alzas alcanzaron un límite y que ya no soportarán nuevos aumentos.

Algunas automotrices amenazan con llevar la pelea en contra de los recargos adicionales a los tribunales, alegando que los términos financieros de un contrato no se pueden alterar, según personas al tanto de la situación.

La disputa se da en momentos en que la mayoría de las acereras que operan en Estados Unidos, entre ellas ArcelorMittal, U.S Steel Corp. y AK Steel Corp., participa de la más reciente ronda de negociaciones con Ford Motor Co., General Motors Corp., Toyota Motor Corp. y otras empresas para definir los precios y los términos de los contratos de compra de acero.

Representantes de Ford, GM y Toyota no quisieron hacer comentarios sobre las revisiones de los contratos, que suelen tener lugar en este período del año.

Ambas partes admiten que los precios en la próxima ronda de negociación de contratos serán mucho más altos que en contratos anteriores, una consecuencia del aumento en los costos de las materias primas como el mineral de hierro y la energía. El viernes, BHP Billiton, la mayor minera del mundo en términos de producción, informó que les está cobrando a las siderúrgicas un promedio de 85% más por su mineral de hierro, un ingrediente clave en la producción del acero, en comparación con los precios del año pasado. Rio Tinto, la tercera mayor minera del mundo por producción, anunció un aumento promedio de 85% el mes pasado.

Las automotrices, sin embargo, se niegan a pagar los recargos que las siderúrgicas buscan imponer sobre sus contratos.

ArcelorMittal, la principal siderúrgica del mundo, ha agregado un recargo de US$250 para cada tonelada corta (907,18474 kg) de acero. Estaba previsto que el recargo entrara en vigor el 5 de mayo, según una carta que la acerera envió a sus clientes. Pero dos meses más tarde, algunas automotrices aún se resisten al cobro adicional.

"Algunos clientes han aceptado los recargos y otros no", dice Aditya Mittal, director financiero de ArcelorMittal. "Seguimos en negociaciones con los que no los aceptaron", agregó.

Otras siderúrgicas no han impuesto recargos unilaterales, pero negocian individualmente con cada automotriz. El vocero de AK Steel, Alan McCoy, dijo que la compañía está negociando caso por caso. U.S. Steel prefirió no hacer comentarios sobre las negociaciones de precios.

Los acuerdos entre acereras y automotrices son altamente específicos y con frecuencia incluyen cláusulas y condiciones que podrían resultar en cambios en el contrato después de que ambas partes lo firman. Las automotrices no acusan a las siderúrgicas de estafa, pero algunas cuestionan si las acereras tienen el derecho legal de hacer cambios en contratos preexistentes. Las siderúrgicas afirman que sí y que los términos de los contratos existentes permiten que se hagan cambios.

ArcelorMittal informó que está segura de que los fabricantes de autos terminarán aceptando los recargos.

A medida que aumenta la necesidad de acero en los países emergentes para la construcción de infraestructura, edificios comerciales y la fabricación de autos, la demanda por el metal ha superado la capacidad de suministro de las siderúrgicas, lo que ha provocado un salto en los precios, el cual ha sido más visible desde el año pasado.

Ese entorno ha dejado a las automotrices estadounidenses, que durante mucho tiempo habían dominado a las siderúrgicas en las negociaciones, en una posición débil. Durante décadas, las automotrices eran los clientes más rentables de las acereras, lo que les permitía lograr contratos de suministro de acero de largo plazo con descuentos.

Aunque las automotrices hayan decidido no comentar sobre las negociaciones actuales, sus ejecutivos han declarado que los costos del acero y otras materias primas están agobiando a la industria, la cual está atravesando ahora una de las peores crisis de su historia.

Siga bajando para encontrar más contenido