Avances hacia la erradicación de la malaria Desarrollan una vacuna que parece eficaz en bebés de pocas semanas de nacidos. Falta más inversión. Faltan más recursos para investigación

Avances hacia la erradicación de la malaria Desarrollan una vacuna que parece eficaz en bebés de pocas semanas de nacidos. Falta más inversión. Faltan más recursos para investigación

POR:
octubre 24 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-24

La malaria es una terrible enfermedad que mata una persona cada 30 segundos en el mundo. La obtención de una vacuna se ha anunciado en numerosas ocasiones, y ahora parece que los avances son auténticamente significativos: un ensayo del equipo del investigador español Pedro Alonso, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, ha demostrado la eficacia de la vacuna en bebés de pocas semanas de vida, justamente la población que no cubre la vacuna que desarrolló el colombiano Patarroyo. La malaria, enfermedad parasitaria que se transmite por la picadura de algunos mosquitos, afecta a alrededor de unos 500 millones de personas cada año, en especial en los países tropicales y subtropicales. Alrededor de un millón de personas acaban falleciendo a causa de esta enfermedad, por las fiebres altas y la anemia -dos de sus principales efectos-, en especial en el África Subsahariana. En esa zona lleva trabajando años el médico e investigador Pedro Alonso, quien acaba de presentar uno de los estudios más prometedores que se han dado nunca sobre esta enfermedad. En Mozambique, donde trabaja Alonso, se ha demostrado por primera vez la eficacia de una vacuna contra la malaria en bebés de pocas semanas de vida. El ensayo, publicado en la revista The Lancet, se ha llevado a cabo en la provincia mozambiqueña de Manhiça, situada en el sur del país, y en él han participado 214 bebés de entre 10 y 18 semanas, que han respondido satisfactoriamente a la administración de la vacuna, desarrollada por la farmacéutica GlaxoSmithKline. El doctor John Aponte, primer firmante del estudio, ha explicado que, tras medio año de seguimiento de la evolución de los bebés, la vacuna ha demostrado ser eficaz, al reducir en un 65 por ciento las nuevas infecciones de niños, después de tres meses de haber recibido un tratamiento consistente en tres dosis. “Es la primera vez que se muestra la eficacia protectora contra infecciones de malaria en niños tan pequeños”, ha señalado Aponte. La efectividad observada en este grupo de población es coherente con lo observado en un estudio en niños de Mozambique de uno a cuatro años, donde las nuevas infecciones se redujeron en un 45 por ciento, según datos publicados en 2004. Aponte ha subrayado que el objetivo prioritario de este ensayo de Fase II ha sido valorar si la vacuna, denominada RST,S/ASO2D, podía ser administrada con seguridad en bebés, el grupo de edad más vulnerable ante las complicaciones graves y de muerte por infección del parásito Plasmodium falciparum. ENORME PASO Estos resultados esperanzadores allanan el camino para la elaboración de un estudio en Fase III, que empezaría en la segunda mitad de 2008. “Un ensayo de Fase III (en pacientes) exitoso -ha indicado Aponte- podría significar que la vacuna se presentaría a las autoridades competentes en 2011”. El estudio dirigido por Pedro Alonso Fernández ha sido realizado en el Centro de Investigación en Salud de Manhiça por científicos del Hospital Clínico, de la Universidad de Barcelona (España) y del Ministerio de Salud de Mozambique, y ha sido financiado gracias a una donación económica de la Fundación Bill y Melinda Gates. “Estos resultados son un paso enorme adelante en el desarrollo de nuevas herramientas de control de la malaria”, comentó Pedro Alonso, que ha lamentado que durante años no se hayan dedicado los recursos humanos y económicos suficientes a la lucha contra esta letal enfermedad, que “afecta a los pobres y los mantiene en la pobreza” (ver nota) Es por ello que el desarrollo de esta vacuna, fruto de la colaboración de países, instituciones y entidades públicas y privadas, debe convertirse en “un paradigma de lo que tiene que ser la cooperación internacional de vanguardia para luchar contra algunos retos de la salud mundial”, según el investigador español. EFE Londres. Las investigaciones sobre la malaria representan alrededor del 0,3 por ciento de la cantidad total de dinero invertido en estudios médicos, aún cuando la afección constituye alrededor de un 3 por ciento de todos los años productivos perdidos por enfermedades, determinó un nuevo informe. El informe, el primer análisis exhaustivo sobre el financiamiento de investigaciones acerca de la malaria, fue divulgado recientemente mientras el mayor donante privado en ese campo, la Fundación Bill & Melinda Gates, anunció 258,3 millones de dólares en nuevos fondos para acelerar el desarrollo de drogas baratas, de una vacuna, y de mejores métodos de control de los mosquitos. “Es realmente una tragedia que el mundo haya hecho tan poco para frenar esa enfermedad que mata a 2.000 niños africanos cada día”, dijo Bill Gates, presidente del directorio de Microsoft. “Si esos niños viviesen en países ricos, habría titulares en los periódicos, se adoptarían acciones. No descansaríamos hasta que cada niño fuese protegido”. El informe confirma que el mundo no está invirtiendo lo suficiente en investigación de la malaria y en el desarrollo de nuevos remedios, señaló Gates. El análisis, efectuado por una serie de organizaciones que investigan la malaria, determinó que los gastos totales en investigación y desarrollo de nuevos remedios para combatir la enfermedad fueron el año pasado de 323 millones de dólares. Eso representa un 0,3 por ciento del total de gastos de investigación en materia de salud pública, indicó el informe. Sin embargo, la malaria es causante de un 3 por ciento de pérdida de años de vida productiva causada por todas las enfermedades a nivel mundial, determinó el informe. En cambio, la diabetes recibe 1,6 por ciento del dinero total gastado en investigaciones médicas, aunque representa un 1,1 por ciento de todos los años de vida productiva perdidos por una enfermedad. En otras palabras, aunque la carga que representa la diabetes para la sociedad es alrededor de una tercera parte menos que la malaria, obtiene casi seis veces más dinero en materia de investigaciones. El dinero de la Fundación Gates otorgado recientemente para combatir la malaria estará destinado a tres áreas. La cantidad principal, 107,6 millones de dólares, se dedicará a investigaciones sobre la vacuna experimental más avanzada. Otros 100 millones de dólares se otorgarán al grupo Medicines for Malaria Venture, que intenta desarrollar nuevas drogas de bajo costo. Y el resto del dinero se entregará a un grupo de científicos que intentan desarrollar mejores pesticidas para combatir el mosquito anófeles, portador de la malaria. AP COMPLEMENTO RECONOCIMIENTO. De demostrarse la eficacia de la vacuna de Pedro Alonso, se completarían las investigaciones del científico colombiano Manuel Elkín Patarroyo, famosos por el desarrollo de la primera vacuna sintética contra la malaria. Patarroyo ha declarado recientemente que en la primavera de 2009, a más tardar, tendrá lista la vacuna contra la malaria, en la que se prevendrán más del 95 por ciento de los contagios, frente a la que descubrió hace veinte años en la que la prevención era del “30 al 50 por ciento”. Ahora mismo, en los recién nacidos la vacuna no es eficaz, porque “no tienen coordinado suficientemente el sistema inmunitario”, comentó. Para distribuir esta nueva vacuna se creará un consorcio colombo-hispano integrado por administraciones públicas y empresas privadas, para que se “distribuya a coste o gratis”, explicó.

Siga bajando para encontrar más contenido