Cuándo avanzar, cuándo retroceder en una empresa | Finanzas | Economía | Portafolio

Cuándo avanzar, cuándo retroceder en una empresa

Usted depende de sus empleados para compartir información vital e ideas creativas que ellos obtienen de sus interacciones con clientes, socios e inclusive competidores.

POR:
mayo 15 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-15

Pero, de la misma manera en que usted alienta a sus empleados para compartir sus hallazgos, también desea que los empleados formulen opciones inteligentes acerca de que datos merecen su atención. Y su jefe espera lo mismo de usted. Teniendo eso en cuenta, John Maxwell, autor de El líder de los 360 grados: desarrollando su influencia desde cualquier parte de la organización, ha desarrollado un encuadre que nos permite discernir cuándo compartir información y cuándo retenerla. COMPARTIR INFORMACION Compartir su información es el camino apropiado si su respuesta a las siguientes preguntas es sí: ¿Estoy enterado de algo que mi jefe ignora, pero necesita saber? En muchas organizaciones, los jefes, especialmente en los niveles más altos, son los últimos en enterarse de información importante. Supongamos que su supervisor desea que usted comparta importantes datos obtenidos de sus experiencias en el trabajo. Se recomienda preguntar al jefe que tipo de información necesita. ¿Se está agotando un plazo?Usted ha identificado una importante oportunidad o amenaza de la cual seguramente su jefe querra enterarse. Usted quiere informar a su jefe, especialmente si hay un plazo que está por cumplirse. PROPONIENDO UNA IDEA Usted tambien debe decidir cuando es bueno formular una sugerencia. Si usted responde a las siguientes preguntas con un sí, entonces lo mejor es proponer su idea. ¿He evaluado de manera adecuada los riesgos de mi sugerencia? El momento apropiado para presentar una idea a su jefe es luego de que se han analizado los riesgos involucrados y formulado un plan para mitigarlos. ¿Ayudará mi idea a que mi jefe gane? Si su sugerencia permitirá a su jefe concretar importantes objetivos, es apropiado que usted lo impulse a considerar la idea. Usted necesita saber cuales son sus objetivos prioritarios. CUANDO RETENER INFORMACION Si su respuesta a las siguientes preguntas es sí, señala Maxwell, entonces, el camino más apropiado es retener información o formular las sugerencias sólo una vez. ¿Estoy promocionando mi propia agenda? Si el único propósito de que usted sugiera una idea a su jefe es para su propio beneficio, es mejor que no la formule. ¿Hay alguno que respalde mi idea, pese a los riesgos? Si usted cree que su idea es muy buena, pero no está dispuesto a invertir su propio tiempo, dinero, u otros recursos para llevarla a cabo, entonces, es mejor que no la proponga. ¿Es mi idea oportuna? Tal vez su idea tenga gran mérito. Pero si no se adecua a las actuales prioridades de su unidad o de su compañía, es mejor demorar su presentación. ¿Es mi sugerencia apropiada, dada la relación que tengo con mi jefe? En la relación entre un nuevo jefe y un empleado, ciertas sugerencias no parecen apropiadas. Si usted se encuentra en las primeras etapas de cultivar lazos con su jefe, preguntese si su jefe confía en usted, lo suficiente para aceptar su propuesta. Si tiene alguna duda, posponga la propuesta para más adelante. Al formularse preguntas importantes, usted puede medir la conveniencia de presentar información, ideas o inquietudes a su jefe. Cuanto más apropiada sea su conducta, más posibilidades tendrá de que su jefe acepte las buenas ideas que usted ofrezca y las utilice para generar más valor en la empresa.

Siga bajando para encontrar más contenido