¿Se avecina la época del dinero gratuito?

La era del dinero gratuito puede estar al alcance de la mano. En momentos en que los bancos centrales reducen las tasas de interés con una celeridad inesperada, el costo del crédito está ahora por debajo de la inflación por primera vez desde principios de la década de 1980 y las autoridades dan señales de que la baja se profundizará.

POR:
noviembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-10

Las reducciones que dispusieron la semana pasada el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo, que junto con la Reserva Federal (FED) y el Banco de Japón llegaron al borde de las tasas cero, constituyen un intento de reanimar sus economías recesivas y mercados de dinero golpeados. Puede ser una batalla difícil, dado que consumidores y empresas demuestran mayor interés por ahorrar que por gastar y los bancos acumulan capital en lugar de prestarlo. “Es una carrera hacia el cero”, dijo Stewart Robertson, un economista de Aviva Investors Ltd. en Londres que maneja cerca de 230.000 millones de dólares. “No hay ningún obstáculo que impida más reducciones de tasas”, añadió. El banco central británico que dirige el gobernador Mervyn King redujo su tasa referencial al 3 por ciento, el nivel más bajo desde 1955. El recorte de 1,5 puntos fue la mayor en 16 años. Lo siguió el BCE con un segundo recorte de medio punto en un mes, con lo que llegó al 3,25 por ciento. El presidente de la institución, el francés Jean-Claude Trichet, no descartó nuevas bajas. Las medidas europeas, que provocaron reducciones en la República Checa, Suiza y Dinamarca, siguieron a las decisiones de la FED de la semana pasada de bajar su tasa clave al 1 por ciento, igualando así el nivel más bajo en cincuenta años, y a la del Banco de Japón de bajar al 0,3 por ciento, su primer recorte en siete años. El banco central de Corea del Sur bajó también el viernes anterior su referencial por tercera vez en un mes. GOLPES MÁS FUERTES Se flexibiliza la política monetaria debido a que 15 meses de crisis del crédito infligen golpes más fuertes al crecimiento y la inflación de lo que habían previsto los bancos centrales hace apenas dos meses. El Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo el jueves de la semana pasada su pronóstico de expansión global para el año próximo de 3 a 2,2 por ciento y anticipó la primera contracción en las economías avanzadas desde que se creó el organismo en 1945. Estimó además que los precios aumentarían solo un 1,4 por ciento en los países ricos, menos de la mitad del ritmo de este año. El problema para los bancos centrales es que la reducción de tasas que dispusieron puede no ser aún una solución, a pesar de la inyección de fondos sin precedentes y de la disposición a aceptar garantía de menor calificación por los préstamos. Una razón: los mercados de crédito siguen siendo frágiles, lo que indica que las instituciones financieras aún conservan efectivo luego de dar a conocer pérdidas y depreciaciones de unos 691.000 millones de dólares. La tasa interbancaria de Londres, por préstamos a tres meses, bajó el jueves anterior a 2,39 por ciento, mientras que era del 4,82 por ciento el 10 de octubre. La reducción récord deja a la Libor 139 puntos por encima de la referencial de la FED, en comparación con un promedio de 22 puntos básicos de los últimos cinco años anteriores al inicio de la crisis global del crédito en agosto del 2007. PROBLEMAS ‘GRAVES’ “Los problemas de los mercados de dinero son siempre muy graves”, dijo Dario Perkins, un economista de ABN Amro Holding NV en Londres. “Las tasas del mercado están por encima de las de los bancos centrales, y eso les produce alarma”, agregó. Al mismo tiempo, las empresas y los consumidores se retraen como consecuencia de la desaceleración del crecimiento y el endurecimiento del crédito. En Estados Unidos, Cisco Systems Inc. pronostica la primera caída en las ganancias en cinco años debido a la crisis financiera. Del otro lado del Atlántico, ArcelorMittal, de Luxemburgo, el mayor fabricante de acero del mundo, dijo esta semana que la caída de la demanda la obliga a duplicar los costos de producción. Las empresas automotrices y las minoristas se encuentran entre las compañías más afectadas como consecuencia de la declinación del consumo. En Japón, Toyota Motor Corp., la segunda firma automotriz del mundo, pronosticó el jueves la mayor caída de sus ganancias en por lo menos 18 años. Macy’s Inc., Target Corp. y Gap Inc. anunciaron una declinación en las ventas de octubre en los Estados Unidos. Otro problema para los bancos centrales es que algunas instituciones financieras se muestran renuentes a trasladar la reducción de tasas a los prestatarios. Hsbc Holdings Plc, Barclays Plc y Hbos Plc son algunas de las entidades crediticias hipotecarias que aún no decidieron si acompañar la reducción de tasas del Banco de Inglaterra con una declinación de sus propias tasas variables. En la eurozona, los bancos depositaron el jueves anterior una cifra récord de 297.400 millones de euros en el BCE en lugar de prestarlos en otros ámbitos. Bloomberg 1,5 puntos redujo la tasa de interés el Banco de Inglaterra para dejarla en 3 por ciento. Es el mayor recorte en 16 años.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido