La aversión al riesgo vuelve a mover la tasa de cambio

En el último mes, la volatilidad del precio del dólar, medida como la diferencia entre la máxima y la mínima cotización durante la negociación diaria, ha presentado un notable incremento, fruto no solo de las medidas adoptadas por el Banco de la República, sino también por noticias en el frente externo, que han generado nerviosismo en los mercados financieros mundiales.

POR:
julio 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-17

Mientras que en lo corrido del año la volatilidad promedio diaria se ubica alrededor de los 22 pesos, en el último mes se ha duplicado al llegar a 44 pesos. Incluso, a finales del mes pasado, los niveles máximos y mínimos de negociación (en el mismo día) alcanzaron una diferencia de más de 100 pesos. Adicionalmente, durante la semana pasada el mercado cambiario presentó un alza frente al cierre de la semana anterior. Si bien durante los primeros días el comportamiento de la cotización estuvo asociado a una caída en los precios del petróleo, una relación que ha primado en lo corrido del año, al cierre de la semana la cotización estuvo más influenciada por el incremento en los niveles de aversión al riesgo. El índice VIX, que refleja la disposición de los inversionistas internacionales a tomar posiciones riesgosas, presentó un importante incremento durante la semana, alcanzando niveles superiores a los 25 puntos. De acuerdo con el comportamiento histórico del índice, estas alzas se consideran consistentes con un escenario de alta aversión al riesgo y en estos es común observar desvalorizaciones en los activos de los mercados emergentes. Es por esto que, ante el reciente incremento en los niveles de aversión al riesgo, generado por las noticias en el frente externo, la moneda colombiana ha presentado una tendencia a la depreciación. Como lo ha señalado Corficolombiana anteriormente, ante un escenario de alta aversión al riesgo el impacto de los demás determinantes de la tasa de cambio se reduce notablemente. Por ejemplo, según cálculos hechos por la entidad, en condiciones normales (bajos niveles de aversión al riesgo) un incremento (o expectativa de incremento) de un punto porcentual en el diferencial de tasas de interés interna y externa genera una apreciación del peso del orden del 4,1 por ciento. Contrario a esto, bajo un escenario de alta aversión al riesgo, el mismo incremento de un punto porcentual en el diferencial de tasas de interés genera una apreciación de 3,1 por ciento. En otras palabras, el incremento en la aversión al riesgo limita el impacto del diferencial de tasas (o la expectativa de éste) en un punto porcentual. Esta lógica también se cumple para los demás determinantes actuales de la tasa de cambio, en especial en cuanto a los precios de las materias primas, que han tenido una incidencia importante sobre la tasa de cambio en los últimos meses. La pregunta que surge es si se mantendrán los actuales niveles de aversión al riesgo o si se trata simplemente de un fenómeno transitorio, fruto de la especulación generada por las recientes noticias externas. El actual incremento en estos niveles obedece a los problemas financieros que han reportado las entidades hipotecarias estadounidenses Freddie Mac y Fannie Mae. Ante las pérdidas de estas entidades se han fortalecido las expectativas de la necesidad de un eventual salvamento por parte del Gobierno estadounidense (bailout). Los temores generados por la posibilidad de que el Gobierno entre a controlar las dos entidades y su impacto sobre los accionistas han generado caídas importantes en los precios de estas acciones. Aunque algunos analistas externos han señalado que la probabilidad de que esto suceda está ligada a un escenario más crítico en cuanto a precios en el sector inmobiliario, (los precios de la vivienda tendrían que caer 40 por ciento en términos anuales para que la situación llegue a niveles críticos), por el momento los temores continúan y los precios de ambas acciones siguen cayendo notablemente. Corficolombiana estima que los temores se disiparán en el corto plazo, hecho que generará una corrección en los niveles de aversión al riesgo. Ante dicho escenario, volverán a primar, como determinantes de los movimientos de la tasa de cambio, los precios de los bienes primarios, y las expectativas en cuanto al diferencial de tasas de interés. Se espera que al cierre del año, el índice VIX se ubique en niveles consistentes con un escenario de baja aversión al riesgo. Teniendo en cuenta las expectativas de tasa de interés interna y externa para fin de año (el Banco de la República mantiene su tasa en 9,75 por ciento y la Reserva Federal realiza un incremento de 25 puntos básicos hacia el cierre del año), y un menor crecimiento de los precios de las materias primas (entre 10 y 15 por ciento anual), la tasa de cambio debería ubicarse en niveles cercanos a los 1.850 pesos por dólar en diciembre del 2008WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido