‘Podemos ayudar a la innovación en Colombia’ | Finanzas | Economía | Portafolio

‘Podemos ayudar a la innovación en Colombia’

Saul Singer es experto en ‘start-up’, como se conoce a las empresas que protagonizaron un milagro económico en Israel, y en las que el emprendimiento es el común denominador.

Saul Singer / Experto en innovación

Mauricio Moreno/ EL TIEMPO

Saul Singer / Experto en innovación

POR:
octubre 24 de 2012 - 12:26 a.m.
2012-10-24

Saul Singer es coautor del libro ‘Start-up Nation: la historia del milagro económico de Israel’, el cual escribió con Dan Senor.

El texto relata cómo este país logró un resurgir en su economía, al apoyar y consolidar el sector de las empresas innovadoras con base tecnológica, que generaron una masiva llegada de grandes multinacionales en esa nación.

El escritor estuvo de paso en Colombia para dictar una conferencia en Bogotá, en un evento organizado por la Embajada de Israel, la agencia del gobierno iNNpulsa Colombia (que apoya las iniciativas de emprendimiento en el país), y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

¿Qué es una empresa ‘start-up’?

Son compañías que tienen un componente alto de valor en tecnología.

Cuando se habla de start-up se hace referencia a que algo es innovador, creativo, basado en la tecnología, aunque no siempre tenga que ver con ese aspecto.

En algunas ocasiones, está relacionado con innovación, pero aplicada al campo del diseño, de la administración, de la evolución. Esas son piezas que pueden tener las start-up, en las que no necesariamente está el componente tecnológico.

¿Cómo logró Israel convertirse en un país destacado en esas empresas?

La historia, como la conocemos ahora, empezó hace unos 20 años, en la década de 1990.

Muchas compañías pequeñas tenían el interés de desarrollar tecnología, pero no sabían convertirse en empresas de gran tamaño como Intel, IBM, Cisco, Apple, por ejemplo.

Pero lo más importante es que al lado de esas empresas se desarrolló una industria de capital de riesgo que apoyó estas iniciativas de emprendimiento.

Por ejemplo, hoy, Israel tiene 2,5 veces más fondos de capital de riesgo por persona que Estados Unidos y cuenta con tres veces más que Europa.

Este tipo de inversiones son las que ayudan al desarrollo de esas compañías que pueden funcionar y que en muchas ocasiones fallan.

El emprendimiento falla en muchos lugares. ¿Por qué en Israel no?

El caso de Israel deja varias lecciones en el campo de la innovación. La mayoría piensa que innovar es tener una gran idea y uno puede notar eso al buscar esa palabra en Google.

Como resultado, van a aparecer, en la sección de imágenes, una buena cantidad de bombillos encendidos, porque esa es la idea general que se tiene. Que innovar es lo mismo que una idea.

Ideas, sin embargo, hay aquí, allá, en Israel y en todo el mundo.

El país ha agregado dos ingredientes a esa idea: el primero tuvo determinación para sacar las compañías y, el segundo ingrediente es que tuvo la disposición para aceptar riesgos.

Varias partes del libro hablan de cómo hizo el país para mezclar esos ingredientes.

¿Qué casos de éxito se dieron en esa nación?

Israel fue el primer país que tuvo un centro de Intel fuera de Estados Unidos.

La mayoría de los chips de ordenadores que se vendieron en Europa, como los Pentium y Centrino, se diseñaron en nuestro país. Muchos de ellos también fueron fabricados allí.

También se produjeron toda clase de objetos como tecnología para los teléfonos móviles, desarrollos para que Internet pudiera funcionar, entre otras invenciones.

¿Cómo puede Colombia seguir ese ejemplo?

Hay singularidades y circunstancias que son parecidas en Colombia e Israel. Por ejemplo, gran parte de la historia de mi país ha sido sobre cómo sobreponerse a la adversidad.

Somos un país pequeño, hemos estado rodeados siempre por enemigos, pero creo que hemos superado estas dificultades debido a la innovación.

Creo que Colombia está lista para manejar la adversidad. Israel puede conectar las start-up con las empresas de Colombia, y viceversa, para así poder trabajar juntos y aprender un país del otro.

¿Qué le falta a Colombia para tener más empresas ‘start-up’ como las que hay en Israel?

Algo que el país aprendió es que se tiene que ser amigable con el emprendimiento, es muy comprensivo y sabe tomar riesgos.

Por ejemplo, observe la situación de Silicon Valley, que para el caso de los emprendimientos no se parece al resto de Estados Unidos. Allá, el fracaso es muy alto, pero a los emprendedores no se les castiga ni condena.

No es un problema de cambiar toda una cultura de un país, sino en tener unas subculturas, pequeños lugares en donde sea más aceptable ser un emprendedor.

UN ‘BEST-SELLER’ MUNDIAL ESCRITO A CUATRO MANOS

Saul Singer es redactor jefe editorial del periódico 'The Jerusalem Post' y, actualmente, su trabajo consiste en explicar a los países donde llega el libro ‘Start-up Nation: la historia del milagro económico de Israel’ cómo se dio ese movimiento y que hoy sirve de ejemplo de éxito alrededor del mundo.

Dan Senor, el otro autor de la publicación, lleva varios años en la primera línea política y los negocios de Oriente Medio.

Su libro ha sido editado en 22 idiomas y alrededor del mundo se han vendido más de 300.000 copias.

Para la edición en español cuenta con un prólogo de autoría del presidente colombiano Juan Manuel Santos y de su homólogo de Israel, Simon Peres.

En él se encuentra un minucioso recorrido que permite descubrir las claves que facilitaron a Israel el desarrollo de empresas, relacionadas en su mayoría con el sector tecnológico.

Siga bajando para encontrar más contenido