La baja demanda enrarece el clima para los negocios

La baja demanda se ha convertido en el principal problema de la economía colombiana. El hecho ya no solamente  se evidencia a través de las encuestas, los análisis y las opiniones de los expertos, sino que las cifras oficiales han confirmado tal percepción.

POR:
noviembre 24 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-24

En los primeros nueve meses de este año la producción y las ventas registraron una caída de 1,13 por ciento, según el Dane, mientras que el empleo cayó 0,22 por ciento en el mismo periodo.   Esta situación aumenta la expectativa y la incertidumbre de los inversionistas, pues se convierte en una alerta para la toma de decisiones en torno a nuevos negocios o la ampliación de las actividades que desarrollan en la actualidad. De hecho, los analistas ya han advertido sobre el descenso de la inversión extranjera directa para el próximo año, y que este año se ha mantenido debido a la llegada de capitales con destino a proyectos mineros y petroleros. El panorama actual de baja demanda, preocupa al sector productivo porque este fenómeno se traduce en una cadena descendente que afecta las ventas, el empleo, los ingresos y la capacidad de compra de los consumidores, lo que a su vez agrava el problema para las empresas y los ciudadanos. De ahí que la decisión adoptada el pasado viernes por la junta directiva del Banco de la República de mantener quietas las tasas de interés, no coincide con los planteamientos hechos por diversos sectores, entre ellos el propio Gobierno y los industriales, que insisten en que es necesario flexibilizar el costo del dinero para intentar reanimar la economía y favorecer la demanda. La junta directiva del Banco de la República, por su parte, argumenta que la inflación aún no ha sido controlada y que por tanto es necesario mantener la política contraccionista hasta cuando se demuestre que los precios de los productos básicos se han estabilizado. Es más, la junta subió la meta del IPC para el 2009, por primera vez en 17 años, y la ubicó entre 4,5 y 5,5 por ciento. Por esa razón, los directivos del Banco optaron por fijar una meta de inflación para el año entrante en los mismos niveles de los dos últimos años, es decir, en un rango de 3,5 y 4,5 por ciento, para una media de 4,0 por ciento. De otro lado, la confianza en el clima de negocios sigue afectada por una serie de aspectos que generan incertidumbre entre los inversionistas, tales como el embolate del Tratado de Libre Comercio (TLC) en el Congreso de Estados Unidos y la indecisión del presidente Álvaro Uribe sobre su aspiración a un nuevo período de Gobierno. Así mismo, el escándalo desatado por el caso de las pirámides deja un mal sabor en el clima de los negocios, en la medida en que aumentan los indicios de la vinculación de dineros de dudosa procedencia en este tipo de actividades de captación de dineros, que además de ser ilegales, también están involucradas con el lavado de activos. Las dudas se generan en la falta de controles efectivos del Estado para evitar este tipo de filtraciones de dineros ilícitos. El Indicador de la Confianza en Colombia cae un punto y se ubica en 62 por ciento para la presente semana. '' Están afectadas las ventas, el empleo, los ingresos y la capacidad de compra de los ciudadanos”.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido