Baja en la calificación no tomó por sorpresa
al mercado colombiano

Los principales activos no tuvieron mayores variaciones. Un informe de Reuters señala que la liquidez global amortiguará el impacto.

S&P alabó la diversificación de la economía argentina.

La decisión de S&P se vio reflejada de inmediato en la nota crediticia de varias empresas.

Archivo particular. 

POR:
Portafolio
diciembre 12 de 2017 - 09:40 p.m.
2017-12-12

La reducción de la calificación crediticia de Colombia por parte de Standard & Poor’s no tomó por sorpresa al mercado colombiano. O por lo menos así se desprende del comportamiento que tuvieron los diferentes activos locales.

Por un lado, el precio del dólar subió 16 pesos, al negociarse en un promedio de 3.029 pesos. Incluso, ni siquiera hubo tanta volatilidad como en otras ocasiones, pues la divisa se movió en un rango entre los 3.021 y 3.036 pesos.

(Lea: ¿Rebaja en calificación crediticia hace necesaria otra reforma tributaria?)

Entre tanto, el índice Colcap de la Bolsa de Colombia cerró en tablas, en una jornada en que el comportamiento de los títulos fue bastante disparejo.

Sin embargo, el mercado de deuda pública tuvo una reacción un poco mayor, pues los títulos TES que vencen en 2024 cerraron con una tasa que subió a 6,22 por ciento.

(Lea: "Decisión de Standard & Poor's de rebajar la calificación es una señal de alerta", Minhacienda

Esto muestra que, de alguna manera, ya se había descontado la decisión de S&P, que no solo tocó a la deuda soberana, sino que provocó una disminución en la calificación de las principales empresas, como Ecopetrol, Grupo Sura, ISA, Isagen, Nutresa, Bancolombia y Banco de Bogotá.

(Lea: Standard and Poor’s espera que Colombia crezca menos este año

De hecho, un informe de investigaciones económicas de la AFP Protección dice que “debido a que la noticia es más una confirmación y un atraso, que una alerta y una visión a futuro, consideramos que el impacto en los activos financieros podría ser moderado y se convertiría en una oportunidad que materializaremos de manera dinámica a través de nuestros portafolios de gestión activa, por lo que la recomendación es mantener la estrategia de diversificación de los portafolios y no dejarse llevar por señales de volatilidad del corto plazo”.

Entre tanto, un informe de Reuters señala que esas reducciones en las notas crediticias encarecerán el endeudamiento, pero el renovado apetito global por los activos de riesgo amortiguará el impacto en el corto plazo.

“Las empresas siempre están ancladas a la calificación soberana del país donde ejercen su capacidad de producción, es algo negativo y el mercado lo opera como tal”, dijo Camilo Thomas, analista senior de la correduría Alianza.

“Pero con el apetito generalizado por riesgo actual, esos activos no van a ser tan castigados como hubiera sido en un momento de aversión como lo tuvimos en los años previos, entonces eso mitiga el efecto de la calificación”, agregó.

La decisión de S&P se produce en momentos en que la economía atraviesa una fase de desaceleración, que se ha visto reflejada en un menor consumo doméstico y por lo tanto en menores utilidades del sector financiero y de algunas compañías.

Para Juan David Ballén, economista jefe de Casa de Bolsa, si bien las tasas de financiamiento tanto del gobierno como del sector corporativo serán más altas, no se desbordarán.

“Es tanta la liquidez a nivel mundial, que los inversionistas igual van a seguir comprando porque los rendimientos aquí siguen siendo mejores que en otros países del mundo y el país sigue siendo seguro”, opinó.

Siga bajando para encontrar más contenido