Baja de tarifas sostiene a las aerolíneas

La guerra de tarifas que se registra en el sector aéreo en Colombia es una estrategia que ha dado resultados positivos. Sólo de esa manera, las aerolíneas han podido mantener el mismo nivel de pasajeros movilizados que hace un año. Pero hay un problema. El servicio de carga y correo está en descenso. En los primeros cinco meses cayó 21,41 por ciento frente a igual período del 2008.

POR:
julio 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-07

Así se desprende de las estadísticas más recientes de la Aeronáutica Civil sobre las operaciones de la aviación comercial en el país. Los datos revelan que el mercado local está sorteando mejor la crisis frente a otras empresas de la región en donde se ha reducido drásticamente el número de viajeros y de carga transportada, no sólo por la coyuntura económica internacional, sino por los temores de viajar ante los riesgos del virus A H1N1. Aunque mayo no fue un mes favorable y más bien la estabilidad se mantiene por cuenta del impulso alcanzado en abril (ver gráficos), el panorama local no es tan adverso como sucede en otros países de América Latina, principalmente porque la competencia con tarifas es una estrategia que está ampliando el mercado potencial, atrayendo a usuarios que antes, por razones económicas, no compraban pasajes para viajar en avión. Manuel Leal, presidente de la Asociación del Transporte Aéreo en Colombia (Atac), señala en un análisis del sector que es de esperarse que la fuerte competencia conlleve a un repunte en junio y julio, teniendo en cuenta que es temporada de vacaciones y las promociones continuaron siendo atractivas. “Atac prevé que estas medidas estimularán el tráfico y seguirán convirtiendo al transporte aéreo en una buena opción de viaje”, afirma, al tiempo que advierte que es una situación que contribuirá al beneficio de todos los involucrados en el sector. Sus argumentos le salen al paso a quienes han cuestionado la competencia basada en precios, y han propuesto retornar a medidas como pisos tarifarios para evitar que las empresas, por ganar pasajeros, vendan pasajes por debajo de los costos de operación. Recientemente, uno de los directivos del sector que se pronunció en ese sentido fue el presidente de la estatal Satena, general Héctor Campo Plata, al indicar que “en las rutas comerciales hay un auge de tarifas a la baja, lo que beneficia al usuario, pero no hay un organismo que ordene ese mercado, y que le ponga un precio piso”. Su planteamiento no tuvo acogida, e incluso el propio director de la Aeronáutica Civil, Fernando Sanclemente, dijo que el Gobierno no tenía intenciones de volver a ese esquema, utilizado hasta el 2007, cuando la medida fue derogada dando espacio a las aerolíneas de bajo costo. “Se trata de una competencia que termina beneficiando a los usuarios”, señaló el funcionario al referirse a la estrategia de las empresas. El tema trascendió a escenarios más especializados, como el reciente congreso de la Asociación Nacional de Agencias de Viaje (Anato), en Santa Marta. Durante ese encuentro, directivos de Satena y otras aerolíneas comerciales reiteraron su solicitud a Sanclemente, sin que a la fecha se conozca de una respuesta a favor de la iniciativa. FLOTA ECONÓMICA Parte de la estrategia para competir con precios se fundamenta en un plan de renovación de flota por parte de la industria local, el cual comenzó en el 2006. Avianca, Aero República, Satena y Aires han hecho la tarea en ese sentido y según Atac, las inversiones ya suman más de 6.000 millones de dólares. “Esto permite al sector contar con aeronaves más eficientes en materia de consumo de combustibles, más amigables con el medio ambiente menor generación de ruido y emisiones de CO2, mejores servicios y comodidad para los pasajeros”, indicó el gremio. '' En las rutas comerciales hay un auge de tarifas a la baja, lo que beneficia al usuario, pero no hay un organismo que ordene ese mercado, y que le ponga un precio piso”. HÉCTOR PLATA, PRESI- DENTE DE SATENA. La caída mundial en pasajeros fue de 9,3%, en mayo El más reciente informe de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (Iata), señala que la demanda de pasajeros aéreos en el contexto internacional cayó 9,3 por ciento en mayo frente a igual mes del 2008, mientras que la de carga se contrajo 17,4 por ciento. Para el organismo, las cifras de carga dejan ver que en mayo se estarían presentando los peores momentos de la crisis, siendo además, una situación que no tiene precedentes en la aviación comercial en el mundo. En el informe, el presidente de Iata, Giovanni Bisignani, dijo que se pudo haber tocado fondo, pero aún queda un largo camino para la recuperación. Agregó que la capacidad no está en línea con la demanda y se comienza a sumar otro factor que puede debilitar o retrasar la recuperación, la deuda y los bajos precios de las acciones. En el caso de América Latina, cabe mencionar que mayo fue el primer mes completo en sentir el impacto de la gripa A H1N1 en el tráfico y las compañías mexicanas redujeron su tráfico casi un 40 por ciento durante ese periodo. En el resto de la región, el balance fue menos adverso, pues la baja del tráfico fue del 9,2 por ciento frente a mayo del año anterior. “Estimamos que el impacto de la gripa AH1N1 en las tendencias globales de tráfico en mayo fue de una caída del uno por ciento”, señala el informe de Iata. La pandemia originada en la zona también afectó el negocio de las compañías estadounidenses, que presentaron una caída de la demanda de pasajeros del 10,9 por ciento, mucho más profunda frente al 4,2 por ciento de abril. 21,41 por ciento cayeron los ingresos por movimiento de carga y correo aéreo, en el país, entre enero y mayo. 6.000 millones de dólares es la inversión en los últimos años de las aerolíneas nacionales en cambio de flota. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido