Bajar tasas, un riesgo para la inflación y el control fiscal, dijo Juan Mario Laserna

A algunos de los codirectores del Banco de la República y a varios analistas financieros sigue sin gustarles la idea de bajar las tasas de interés como plantean los empresarios y el Gobierno.

POR:
noviembre 07 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-07

Lo anterior para evitar una fuerte desaceleración de la economía nacional. Hasta el momento, en la junta del Emisor ya hubo al menos dos votos a favor de reducir los tipos.

El codirector del Emisor, Juan Mario Laserna, es de los que ven muy peligroso reducir la tasa de intervención de la entidad porque, en su concepto, pueden ser más los perjuicios que los beneficios para la economía.

Por un lado, señala, una reducción de intereses generaría nuevas expectativas de inflación, lo que puede redundar en aumentos de las tasas de los Títulos de Tesorería (TES) en el mercado secundario. Esto genera desvalorización de los TES y golpea de manera inquietante a los inversionistas institucionales, con pérdidas sustanciales en sus portafolios.

Ese golpe lo sentirían de manera especial entidades como los fondos de pensiones y cesantías, las compañías de seguros, las firmas comisionistas de bolsa, los fondos fiduciarios y los bancos.

"Bajar tasas puede tener un efecto desastroso  para los portafolios financieros", dice el codirector del Emisor.

De todas manera, en la Junta Directiva del Banco de la República ya hay al menos dos votos a favor del recorte de intereses, según lo revelan las Minutas de la última reunión. Se votó por un recorte de 0,25  e incluso por uno de 0,5 puntos porcentuales.

Al intervenir en un foro organizado por la firma comisionista Interbolsa, Laserna advirtió que con un aumento de las tasas de la deuda pública interna el golpe final lo recibirían las cuentas fiscales de la Nación, pues los inversionistas le exigirían al Gobierno rentabilidades cada vez mayores por comprarle los TES en el mercado primario.

En otras palabras, el endeudamiento público local sería cada vez más costoso, lo que afectaría la política fiscal del Ejecutivo.

"Al final se limitarían las posibilidades de financiación del Gobierno", dice Laserna tras señalar que "el estímulo fiscal depende de cómo se maneje el estímulo monetario".

En opinión del codirector del Emisor, el enfriamiento que se ha dado en la economía colombiana en los últimos meses tras el crecimiento del 2007 fue un hecho positivo, especialmente para enfrentar mejor la crisis financiera mundial.

"Si la crisis nos coge en medio del auge del año pasado, la desaceleración hubiera sido mucho más fuerte para Colombia porque la restricción del crédito se habría dado en momentos en que las empresas necesitaban más recursos para financiarse", advierte Laserna.

"El Emisor actuó bien"

Por el lado de los analistas económicos, cada vez son más la voces de apoyo a la política que ha aplicado el Banco de la República de subir las tasas de interés para contener la inflación.

El consultor privado y ex director de Planeación Juan Carlos Echeverry señala que el papel del Emisor ha sido fundamental para que la economía colombiana esté hoy mucho mejor preparada que antes para afrontar la crisis financiera internacional.

Por eso no es partidario de que el banco central piense en bajar, al menos por ahora, las tasas de interés.

"En medio de un huracán no se puede hacer una cosa tan complicada", dice Echeverry al señalar que no depende solo del Emisor salvar la economía nacional.

En opinión, el 2009 será un año difícil para el país, especialmente por la caída del consumo, y llamó la atención sobre las dificultades que tendrán las familias colombianas.

De todas manera, advierte, el próximo año no será tan malo como el que se vivió a finales de la década pasada cuando el país entró en recesión.

Siga bajando para encontrar más contenido