Bajarán subsidios agrícolas en E.U. para destrabar negociaciones en la Ronda de Doha

El gobierno de ese país propuso reducirlos de US$17.000 millones a US$15.000 millones anuales, a cambio de un acceso ambicioso a los mercados. Brasil, calificó de insuficiente la oferta.

POR:
julio 22 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-22

Es un paso muy importante, que damos de buena fe, en espera de propuestas de otros, dijo Susan Schwab, la representante estadounidense de Comercio, en una rueda de prensa en Ginebra, donde participa en una reunión ministerial de unos 35 países de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Schwab se refería a los reclamos de los países ricos -en particular Estados Unidos y Europa- de un mayor acceso para sus
productos industriales en los países en desarrollo.

"Hemos puesto una nueva e importante oferta en la mesa, ahora esperamos que nuestros socios hagan lo mismo", afirmó.

La funcionaria pidió además, como contrapartida, que los demás países se comprometan a abstenerse de entablar demandas judiciales contra Estados Unidos ante la OMC por cuestiones vinculadas a los subsidios agrícolas.

Para Brasil, sin embargo, la propuesta es "una buena tentativa" de relanzar la Ronda de Doha, pero la suma de los subsidios seguiría siendo "aún demasiado elevada", dijo un funcionario de la delegación brasileña, que pidió el anonimato.

Las discusiones en la OMC toman como base los montos máximos autorizados de subsidios ("subsidios consolidados"), y no los realmente atribuidos, que algunos años pueden ser menores.

De hecho, los distribuidos el año pasado por Estados Unidos a sus agricultores se limitaron a unos 8.000 millones de dólares, por lo cual Washington podría aumentar sus ayudas aún en 7.000 millones, si la OMC aceptara la propuesta de Schwab de poner el tope en 15.000 millones.

Schwab explicó que el nivel relativamente débil de subsidios de 2006 y 2007 se debió a la escalada de precios de las materias
primas agrícolas en los mercados mundiales. En Estados Unidos, los subsidios se calculan en función de la diferencia entre las cotizaciones mundiales y los precios pagados a los agricultores.

"Los precios suben, los precios bajan", comentó, alegando que su gobierno debía mantener un margen para acudir en ayuda de los labriegos en caso de caída de las cotizaciones.

En los últimos 10 años, esos subsidios superaron en siete ocasiones la barrera de los 15.000 millones de dólares.

El tope de subsidios autorizados actualmente por la OMC a Estados Unidos es de 48.000 millones de dólares. Washington
propuso a fines de 2005 rebajarlo a 22.500 millones y mejoró esa oferta a 17.000 millones el año pasado.

La caída de esos subsidios con fuerte impacto en el comercio es uno de los grandes objetivos de los países en desarrollo en la Ronda de Doha. El G20, de países emergentes, propuso recortarlos a 12.000 millones de dólares; el texto en discusión en Ginebra deja abierto un margen de 13.000 a 16.400 millones.

Se considera que esos subsidios tienen un fuerte impacto en los flujos comerciales, por estar vinculados a los niveles de precios o de producción, con lo cual alientan la sobreproducción.

El proyecto de acuerdo de la OMC prevé vincular las ayudas a los agricultores a otros criterios, por ejemplo a mejoras de tipo ambiental.

Unión Europea apoya la propuesta

A la Unión Europea (UE) la oferta le pareció "razonable en esta etapa", aunque destacó que Washington puede ir "más lejos" si
se avanza en todos los capítulos de la Ronda, según destacó Peter Power, portavoz comunitario de Comercio.

En cualquier caso, la propuesta permitió arrancar realmente las negociaciones, después de una primera sesión el lunes, que el canciller brasileño, Celso Amorim, había juzgado "totalmente inútil".

La del martes "fue útil porque permitió conocer mejor las posiciones de cada uno. Fue un comienzo, un comienzo en cámara lenta", comentó Amorim.

Por su parte, para el comisario de Comercio de la UE, Peter Mandelson, fue una reunión "intensa, constructiva e innovadora".

"Hubo muchas discusiones duras y muchos temas difíciles (...), pero en conjunto pienso que hemos avanzado", agregó, antes
de matizar: "Necesitaríamos avanzar un poco más rápido".

La defensa es más que obvia, ya que la Unión Europea es la potencia más pródiga en subsidios, con 11.000 millones de euros otorgados en 2006, por delante de Japón (32.000 millones) y Corea del Sur (20.000 millones).

Buscan acuerdo para el banano

Por otro lado, Ecuador manifestó que no firmará el acuerdo de modalidades que establecerá la reducción de aranceles agrícolas en el marco de la Ronda de Doha si antes no se resuelve el contencioso por el tema del banano.

"Ecuador no podrá acordar modalidades sino está el banano resuelto", dijo un negociador ecuatoriano que prefirió mantener el anonimato.

Un grupo de países latinoamericanos entre los que se encuentra
Bolivia, Ecuador, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Panamá y
Colombia rechazan el arancel que impone la Unión Europea a las
importaciones de banano, que en la actualidad es de 176 euros por
tonelada.

Por eso, el lunes la Unión Europea propuso una reducción progresiva de 60 euros de ese arancel (176 euros por tonelada), hasta situarse en 116 euros en 2015.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) ha reiterado en
diversos fallos que el arancel europeo es contrario a las normas de
la institución, pero hasta la fecha la UE no lo ha retirado.

En el conflicto también intervienen los países ACP (Asia, Caribe,
Pacífico) que tienen la preferencia de poder exportar banano a la UE.

Así las cosas, después del segundo día de negociaciones, los asistentes a la reunión están de acuerdo en una sola cosa: el balance deseado está todavía lejos.

Histórico de la Ronda de Doha

La Ronda de Doha fue concebida en la capital de Qatar en 2001, con la misión expresa de reequilibrar el desarrollo de países golpeados por la liberalización de los mercados de los años 90, en el marco de la Ronda Uruguay, que no incluyó la agricultura.

Por eso, los países pobres y emergentes estiman que corresponde a Estados Unidos y Europa hacer sus propuestas, para estudiar luego las contrapartidas.

Cualquier acuerdo abriría la puerta a soluciones en todos los demás temas (como el medio ambiente o las reglas comerciales)
y la esperanza de una aprobación antes del cambio de presidente en Estados Unidos, en enero próximo.

Los acuerdos deben ser aprobados por todos los miembros de la OMC, que a partir del miércoles serán 153, con la adhesión de Cabo Verde.

Siga bajando para encontrar más contenido