Bajaron ventas de autos 7,1% en primer semestre de 2008 frente igual lapso de 2007

Se despacharon 110.750 unidades en lo corrido del año. La cifra sigue generando diferencias sobre si aún está en niveles aceptables.

POR:
julio 14 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-14

La firma de consultoría Econometría se mantiene en la tesis de que las estadísticas del mercado de vehículos analizadas son mejores y son superiores en 27,4 por ciento a las de 2006 y 68,1 por ciento mayores que las del 2005.

Sin embargo, llevan dos meses bajando en niveles del 7 por ciento y ya se empiezan a ver regalos de anillos de diamantes o el pague uno y lleve dos para atraer consumidores. El problema es manejable para grandes concesionarios, pero para los que tienen todo su capital invertido en inventarios el negocio no resulta claro.

Según Juan Manuel Díaz García, consultor de Econometría, el comportamiento de los diferentes segmentos del mercado ha mantenido la tendencia observada durante los últimos meses.

"Las ventas de taxis son las que registran una mayor caída, 44 por ciento, frente a lo observado en junio del año pasado y 28,8 por ciento en el acumulado del primer semestre -y los vehículos utilitarios 4x4 son los que muestran el mayor crecimiento- registrando en junio ventas similares a las del mismo mes del año pasado y acumulando un crecimiento de 14,4 por ciento en el primer semestre", explica.

Otros analistas tampoco consideran aún preocupante el bajón en las ventas automotrices porque era previsible luego del auge de los últimos años.

Además, las ventas estuvieron represadas en enero y febrero porque los consumidores tenían expectativas de mayores impuestos y había incertidumbre por las restricciones en Venezuela.

El pasado 11 de junio, según la propia Econometría, el Ministerio de Transporte emitió el Decreto 2085 reglamentando el ingreso de vehículos de servicio particular y público de transporte terrestre automotor de carga.

La medida aumenta significativamente el monto de la caución para garantizar el proceso de desintegración asociado a la reposición vehicular.

Además, reduce de 18 a seis meses el plazo establecido para la desintegración, al tiempo que la hace extensiva a los vehículos de uso particular.

La norma fija el valor de la caución en 60 millones de pesos para tractocamiones articulados, en 40 para vehículos rígidos dobletroque y en 20 para los vehículos rígidos de dos ejes. Se aumenta, frente a la norma de 2006, en 140 por ciento el monto de la caución para un vehículo articulado de 20 toneladas y, para uno rígido de dos ejes de cinco toneladas, en más de tres veces.

De acuerdo con García, el efecto de la nueva norma sobre el segmento de vehículos comerciales de carga no se hizo esperar y las ventas del mes de junio pasado cerraron en 1.226 unidades, una cifra 30 por ciento inferior al promedio de los primeros cinco meses del año y la más baja registrada en tal segmento desde mayo del 2006.

En todo caso considera prudente esperar a los próximos meses para poder evaluar el impacto de la nueva reglamentación, más aún cuando el pasado 4 de julio el Ministerio aumentó la restricción al mercado, con el Decreto 2450, al incrementar nuevamente el monto de las cauciones y reducir a tres meses el plazo para la desintegración de los vehículos a reponer.

Colmotores dice que hay saturación de créditos

En el primer semestre de 2008 GM Colmotores alcanzó 41.757 unidades vendidas al detal, con una participación de 34 por ciento y una de las más altas de la empresa en el mundo (los primeros dos puestos en participación de su mercado los ostentan Ecuador y Venezuela).

El comportamiento del primer semestre también se debe a un aumento considerable de las tasas de interés: de 0,99 por ciento que se tenía en julio del 2007 se ha llegado a 1,8 por ciento en abril de 2008 para los créditos de consumo. Juan Manuel Hoyos, Gerente de Mercadeo de GM Colmotores atribuye el bajón del mercado a una saturación de crédito porque los consumidores se endeudaron desbordando su capacidad de pago y la cartera vencida viene aumentando.

"También creemos que es como consecuencia de una reducción del clima de negocios, los clientes institucionales consideran que la economía ya no tiene la misma dinámica y están frenando la inversión en nuevos equipos", afirma.

Siga bajando para encontrar más contenido