Balanza de pagos desequilibrada

Balanza de pagos desequilibrada

POR:
noviembre 12 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-12

Por definición la balanza de pagos debería estar siempre equilibrada, pues de lo contrario no se llamaría balanza. Sin embargo, que esté equilibrada no significa que las entradas y salidas de divisas en todo momento sean equivalentes. Finalmente, la balanza de pagos termina ajustándose en función de la acumulación o desacumulación de las reservas internacionales en poder del banco central. Frente a esta situación, surgen discrepancias o criterios contrapuestos dependiendo de si los resultados se miran desde el punto de vista contable, o si por el contrario, se analizan desde la óptica de los efectos económicos. Así las cosas, vale la pena desmenuzar los componentes de la balanza y analizar su evolución reciente (año 2006 y lo corrido del 2007). La subcuenta denominada como balanza comercial y que incluye los valores de las exportaciones y de las importaciones de bienes físicos o tangibles, viene mostrando un pequeño, pero creciente déficit, que por una parte implica más salida de divisas (dólares), pero por otro lado significa más variedad de bienes a disposición de los consumidores y mayor oferta de bienes de capital para las empresas. Este aspecto no puede pasarse por alto, pues al fin y al cabo el ser humano no puede satisfacer necesidades directamente ni con dinero físico, ni con dinero electrónico, ni mucho menos con lingotes de oro en estado puro. Quien pretenda alimentarse con alguna de estas especies, muy seguramente perderá su condición de consumidor por vía de extinción. El componente conocido como balanza de servicios es para el caso colombiano estructuralmente deficitario. Son muchas más las asesorías profesionales que compramos en el exterior que las que afuera nos compran. Sin embargo, el elemento desestabilizador en esta subcuenta está representado por los ingentes desembolsos que año tras año hay que hacer por concepto de pago de intereses en función de los saldos de deuda externa tanto pública como privada, y por las también cuantiosas remesas de utilidades como remuneración a la inversión extranjera radicada en nuestro país. Por último, en este capítulo nos aparece el flujo de divisas sin contraprestación más conocido como transferencias a nivel internacional, dentro de las cuales la parte del león se la llevan las remesas de nuestros familiares, exitosos en el exterior y solidarios al interior. Aquí se configura un enorme superávit que, sin embargo, no alcanza a cubrir los dos déficits antes mencionados. Si el proceso terminase aquí, las reservas internacionales del país deberían estar descendiendo lenta, pero sostenidamente. Las cifras demuestran lo contrario. La balanza de pagos tiene otro componente netamente monetario, que no está directamente relacionado con las cuentas del comercio internacional y que corresponde al registro de los ingresos en divisas por operaciones de crédito externo -público y privado- y por inversión extranjera. Esta última ha adquirido una tal dinámica que compensa con creces el déficit en cuenta corriente y deja una saldo contable a favor nada despreciable. A diferencia de la apertura de los años 90 que se basó en una prosperidad a debe, ésta que estamos viviendo se nutre fundamentalmente de los dólares que masivamente llegan para adquirir la propiedad de muchas de las más grandes e importantes empresas que operan en el país. No se está adquiriendo pasivos a futuro, pero se está entregando el patrimonio económico nacional y ésto también tiene un límite en el tiempo. En conclusión, la balanza de pagos de la economía colombiana -globalmente considerada- es ampliamente superavitaria desde el punto de vista contable, pero con claros riesgos económicos y una que otra contradicción. El Banco de la República navega en un mar de dólares en tanto que un alto porcentaje de la población sigue viviendo en estado de pobreza. Gonzalo Palau Rivas Profesor de Economía, U. del Rosario El Banco de la República navega en un mar de dólares en tanto que un alto porcentaje de la población sigue viviendo en estado de pobreza”.

Siga bajando para encontrar más contenido