Banca da nuevo 'empujón' al crédito de consumo en Colombia

Después de la caída del 2009, las entidades financieras están dispuestas a recuperar terreno en esa cartera, con metas ambiciosas. Un negocio clave son las libranzas.

Finanzas
POR:
abril 16 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-16

Por estos días no es extraño ver en las puertas de los supermercados a personas que ofrecen a los clientes tarjetas de crédito con cupos atractivos atados a promociones de toda índole.

La oferta de dinero plástico es similar a la de cualquier otro producto del almacén, para el cual se utilizan a las llamadas 'impulsadoras' que se encargan 'meterle por los ojos' al cliente su artículo.

Esa es solo una de las estrategias que las entidades financieras están utilizando para estimular nuevamente a los colombianos para que gasten más, luego del desplome del crédito el 2009. El año pasado, la cartera bancaria no creció porque los deudores frenaron en seco la demanda y porque los bancos aumentaron las exigencias para aprobar las pocas solicitudes que les llegaron.

Aunque el 2010 arrancó con un ritmo lento en el crecimiento de la cartera -ronda apenas el 2 por ciento anual- las entidades financieras no quieren mirar al pasado y ahora enfocan sus objetivos a mediano y largo plazo.

Y aunque el crédito comercial o corporativo y el segmento hipotecario también les interesa, los bancos tienen claro que su prioridad es estimular a los consumidores para que compren más electrodomésticos, ropa, viajes, carros, motos y demás, eso sí, asumiendo nuevas deudas para su bolsillo.

Las estrategias para 'vender' créditos de consumo son diversas e incluyen compras de cartera de sus competidores y ofertas de nuevos créditos a sus clientes para que remplacen préstamos.

Auge de libranzas

Las ofertas de crédito no se limitan a las oficinas bancarias o a las cadenas de supermercados vía tarjetas, sino que se está extendiendo con fuerza a las empresas, en donde las instituciones financieras encuentran un mercado cautivo inmejorable: los empleados.

Para conquistar a esos usuarios, varios bancos están dándole prioridad al negocio de las libranzas como un producto de alto peso en sus líneas de préstamos para personas. En el banco BBVA, por ejemplo, las libranzas representan el 60 por ciento de la cartera de consumo y el 40 por ciento restante se reparte en tarjetas de crédito y los préstamos para carro o de libre inversión.

En el mercado de libranzas cada vez son más los bancos que están incursionando, pues les representa un crédito fácil de cobrar y cuyo nivel de morosidad es casi nulo porque el empleado de una empresa autoriza a esta para que le descuente directamente del salario la cuota mensual del crédito bancario.

Juan Francisco Sánchez, responsable del segmento de particulares del BBVA, dice que esta entidad tiene acuerdos con unas 1.200 empresas de todo el país para otorgar créditos a sus empleados vía libranzas.

Proyecciones y exigencias

En su más reciente 'Reporte de la situación del crédito en Colombia', que surge de una encuesta realizada en marzo en el sistema financiero, el Banco de la República asegura que "las entidades financieras han empezado a percibir una mayor demanda para las carteras de consumo, hipotecarias y microcrédito y un crecimiento negativo para la comercial".