Una banca de inversión fuerte | Finanzas | Economía | Portafolio

Una banca de inversión fuerte

El mundo ha visto cómo las principales bancas de inversión han atravesado por serios problemas financieros en los últimos meses o han tenido que salir a cambiar su objeto social para poder sobrevivir.

POR:
septiembre 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-25

Sin embargo, el negocio en Colombia no se ve afectado en la medida en que no manejan recursos del público ni tienen inversiones en activos riesgosos. A empresas de la magnitud de Bear Stearns, Lehman Brothers y Merrill Lynch, se les acabó el oxígeno por haber invertido en activos de alto riesgo como los créditos hipotecarios subprime que posteriormente colapsaron. Aunque desarrollan otras líneas de negocio, lo cierto es que esta exposición comprometió su patrimonio, pues no pudieron obtener liquidez de parte de otras entidades financieras. Incluso, las únicas compañías que siguen a flote, como Goldman Sachs y Morgan Stanley se vieron en la necesidad de transformarse en bancos comerciales, pues pese a que quedan con mayor control por parte de las autoridades, es la única forma de captar recursos por parte del público. En el caso colombiano, el tema es completamente diferente. Solo dos compañías pertenecen a grandes grupos económicos, que son Bancolombia y Corficolombiana, por lo cual están vigiladas por la Superintendencia Financiera, teniendo en cuenta en que manejan recursos de crédito. Las demás empresas se dedican simplemente a las asesorías. En ese sentido, su labor está enfocada en asistir compañías que estén llevando a cabo planes estratégicos, como una venta, una privatización o una fusión y también trabajan en proyectos de estructuración financiera, por ejemplo cuando una empresa va a salir al mercado de capitales a emitir acciones o bonos. El socio director de Valfinanzas, Camilo Soto Franky, indica que el trabajo de las bancas de inversión en el país “es más de capital humano y conocimiento que de manejo de recursos, por lo cual nuestro capital no está expuesto”. Por su parte, el socio y vicepresidente ejecutivo de Inverlink, Mauricio Saldarriaga, dice que otra diferencia es que las bancas de inversión en Colombia no tienen posición propia en activos riesgosos ni manejan inversiones, por lo cual no corren el riesgo de que en algún momento su solvencia patrimonial se vea en entredicho, como ha ocurrido con las entidades estadounidenses. Precisamente, estas compañías no tienen ninguna regulación financiera, pues no captan recursos del público, ni prestan dinero. FALTA DE DESARROLLO EN EL PAÍS Para Pedro Nel Ospina, ex presidente de Corficolombiana, en Colombia la figura de la banca de inversión no es parecida, en la medida en que el mercado no se desarrolló. Además, considera que el mercado de capitales colombiano no da lugar a las grandes transacciones que se dan en Estados Unidos y aún falta profundización. En esto coincide Camilo Soto Franky, de Valfinanzas, al indicar que con excepción de Brasil y México, este tipo de servicios en América Latina tiene una penetración muy baja. Por eso, dice que lo ocurrido en Norteamérica es una oportunidad que se abre para muchas compañías, en la medida en que las grandes estarán preocupadas por solucionar sus inconvenientes y desatenderán los mercados más pequeños. De otra parte, indica que vendrá un desarrollo de los fondos de inversión, en los que las personas puedan asumir riesgos y añade que “estos van a jugar un papel más importante que las entidades financieras que captan recursos de inversión”. 700 mil millones de dólares suma el paquete de ayudas ofrecidas por el Gobierno de los Estados Unidos para recuperar la banca que enfrenta un difícil crisis. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido