Banca de Miami teme perder cuentas de A.L.

Las elegantes torres de vidrio que se elevan en la famosa Avenida Brickell, frente al océano Atlántico, han sido por mucho tiempo el lugar donde los ricos de América Latina guardan su dinero.

POR:
agosto 02 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-02

Pero en estos días, varias de las economías de América Latina están floreciendo, y el distrito financiero de Miami no experimenta el auge esperado. Los líderes de la banca sostienen que las normas de seguridad dispuestas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 han ahuyentado a algunos clientes que, a pesar de estar cerca y de sentirse atraídos por E.U., están depositando su dinero en Panamá o incluso en Luxemburgo. Y consideran que el costo de respetar estas leyes es demasiado elevado para muchos bancos pequeños. Guillermo Rossel, vicepresidente del International Bank of Miami, expresó que antes del 2001, los clientes internacionales del banco eran de América Latina en general. Ahora sólo son de América Central y el Caribe. “Estamos perdiendo negocios internacionales, tanto de clientes privados como negocios entre bancos”. “Las regulaciones tienen que ver no sólo con conocer a nuestros clientes también a los clientes de nuestros clientes”, manifestó refiriéndose a los negocios que hacen con otros bancos. “Se ha convertido en algo demasiado riesgoso y costoso para nosotros”. Es difícil determinar la cantidad total de dinero que va y llega de bancos de América Latina y otras agencias relacionadas en E.U., ya que las autoridades federales y estatales no ofrecen detalles sobre esas cifras. Sin embargo, algunas estadísticas sugieren que la industria está cambiando: - Entre el 2000 y el 2005, los empleos en la banca internacional en Florida cayeron de cerca de 5.000 a unos 3.000. Durante el mismo período, la industria registró una pérdida de ingresos de cerca de 2.100 millones de dólares, de acuerdo con un estudio reciente de la Asociación de Banqueros Internacionales de la Florida. - Mientras tanto, la cantidad de dinero que los bancos extranjeros tienen con agencias autorizadas por el Estado se mantuvo en 19.500 millones de dólares, revirtiendo una tendencia de crecimiento, según la Oficina de Regulación Financiera de la Florida. - La cantidad de los llamados bancos Edge Act, que sólo pueden realizar operaciones de comercio exterior, cayó de 10 en el 2000 a siete en el 2005. Algunos analistas consideran que el asunto es más complicado. La cantidad de bancos con oficinas extranjeras ya estaba en baja con respecto al máximo registrado a mediados de los años 90. Y atribuyen la pérdida a mejoras tecnológicas, que permiten que las firmas ofrezcan más servicios desde otros lugares. Además, sostienen que la banca no es la única industria donde los pequeños empresarios están enfrentando la consolidación global. Sin embargo, Seno Bril, director ejecutivo de BNP Paribas en Miami, manifiesta que las regulaciones de la Ley Antiterrorista han desempeñado un papel importante, especialmente en lo que se refiere a los más ricos de América Latina. Los bancos deben verificar la identificación de sus clientes potenciales que depositen un millón de dólares o más, y determinar de dónde provienen los fondos y cuál es el propósito de la cuenta. Un profesor de la Universidad Internacional de la Florida, Jerry Harr, admitió que las normas posteriores a los ataques del 2001 tuvieron un efecto, pero expresó que la estabilidad económica y política también está afectando la cantidad de capital que llega desde América Latina. Países como México y Chile ya tienen el codiciado estatus de grado de inversionistas para bonos del gobierno. Debido a la mayor liquidez y confianza en las regulaciones financieras en algunos países, las compañías ya no dependen de bancos de E.U. para sus transacciones de corto plazo. AP 2.100 millones de dólares es la pérdida de ingresos de la banca en la Florida entre el 2000 y el 2005.

Siga bajando para encontrar más contenido