‘La bancarización es un motor de la economía’

Eduardo Coello, director general de Visa para A. Latina, asegura que en un estudio de Moody’s hecho para medir el crecimiento en las economías de la región, gracias a la expansión de los medios de pagos electrónicos, el resultado mostró un efecto muy positivo de la formalización financiera.

Eduardo Coello / Director general de Visa América Latina y el Caribe

Archivo Particular

Eduardo Coello / Director general de Visa América Latina y el Caribe

POR:
abril 11 de 2014 - 12:15 a.m.
2014-04-11

Eduardo Coello es director general de Grupo para Visa Inc. en América Latina y el Caribe. Él es el responsable de gestionar el desarrollo de negocios y el relacionamiento con clientes en 42 países incluyendo Colombia. Portafolio habló con Coello sobre el sector financiero regional.

¿Cómo va Visa en la región?

Vamos muy bien. Es la región de Visa que más está creciendo en el mundo. Tenemos perspectivas optimistas en cuanto a la capacidad de ganarle espacio al efectivo.

En general, el 65 por ciento del consumo de la región se hace con efectivo, En el caso de Colombia es el 75 por ciento.

Pero siempre que tengamos la oportunidad de convencer a alguien que use su tarjeta para pagar sus compras, lo haremos convencidos de que es lo más conveniente para los consumidores.

¿Cuáles son las barreras que encuentran en Colombia?

Creo que una importante es que el consumidor está habituado a comprar con efectivo debido a tradiciones culturales, como la de querer mostrar que tengo mucho dinero hasta evitar el riesgo de endeudarme.

Otra de las barreras o de las oportunidades que tenemos en la región es cómo ampliamos la base de aceptación y cómo hacer que el pequeño comercio tenga un mayor valor percibido en aceptar los pagos con tarjetas, porque de esa manera se cierra el ciclo de que debe haber aceptación.

¿Les preocupa el rezago en la bancarización?

La región va bien desde el punto de vista financiero tradicional, ha hecho un buen trabajo en distribuir sistemas de pago de todo tipo como prepago y crédito.

Vemos que hay entidades financieras que están empezando a llegar a otros sectores de la población y una entidad que está muy activa bancarizando, como el Gobierno, distribuyendo los programas de apoyo a través de tarjetas.

Aquí el reto está en que si yo soy beneficiario de un programa social, utilizo el dinero poco a poco o pago directamente con la tarjeta.

Cuando se paga con tarjeta, el usuario recibe un beneficio de seguridad, además del que obtiene por no sacar el dinero de un solo contado e irlo gastando poco a poco, cuando paga con la tarjeta.

¿La banca electrónica es una amenaza o una oportunidad para ustedes?

Es una oportunidad. Nosotros como red de pagos, lo primero que hacemos es conectar a consumidores con el comercio.

Esto se basa en una promesa de seguridad y confiabilidad de la red.

A partir de ahí, el dispositivo que la persona utilice para esa entrada a la red de pagos va ampliando la forma como el consumidor quiere tener contacto permanente con el sistema.

Entonces, nuestra oportunidad con las nuevas tecnologías está en acercar a los consumidores y contribuir a que hagan más eficientes los costos para sus operaciones financieras.

Si yo extravío mi tarjeta, el Banco tiene que poner otro plástico en mis manos, y este tiene un costo.

Si yo tuviera las credenciales de mi plástico en mi celular, si pierdo mi celular, esa aplicación la puedo bajar de otro de manera mucho más eficiente.

También, en los programas de Gobierno no tengo que emitir un plástico, sino que se hace a través de una inversión que ya hizo el consumidor al comprar su teléfono móvil.

En Colombia tenemos el caso de Davivienda, con Daviplata, cuyo subsidio se distribuye en parte a través de este sistema.

¿Cuál es su percepción del sector financiero colombiano?

Colombia es uno de los países menos desarrollados en la penetración de pagos electrónicos.

El hábito en la cultura del efectivo es fuerte, al tiempo que hace falta penetración en el comercio, para que permita más el uso de transacciones electrónicas y con tarjeta. La Marca Visa se distribuía a través de Credibanco.

Pero ahora los bancos van a tener una licencia directa con Visa, y Credibanco enfocará sus prioridades a cómo va a ampliar la base de aceptación.

Entonces, los bancos comerciales van a poder tener valores agregados, Credibanco seguirá expandiendo la base de aceptación para ampliar las transacciones electrónicas.

Credibanco tiene dos oportunidades. La primera es que con los dispositivos que se pueden anexar a un teléfono móvil, este se lo convierte en una terminal de punto de venta.

Esto funciona muy eficientemente en compañías como las de ventas por catálogo.

Los dispositivos estarán al alcance del mercado colombiano en muy pocos meses.

Existe la percepción de que el comercio colombiano está muy prevenido frente al costo de este tipo de servicios. ¿Esa barrera ha venido disminuyendo?

Efectivamente, ha venido disminuyendo. Lo hemos visto ya en varios mercados.

El comercio ha empezado a saber que alguien a su lado acepta tarjeta y que le puede quitar clientes, por lo que ve la necesidad de aceptar el uso de pagos con tarjeta.

Nosotros tenemos un nuevo proyecto en México con los pequeños comercios que tienen una sola terminal de venta.

El resultado nos ha sorprendido. Los comerciantes nos dicen: de haber sabido esto, lo hubiera hecho antes.

Pero indudablemente hay una barrera porque tenemos altos niveles de economía informal en muchos países de Latinoamérica, aunque poco a poco la competencia y las ventas electrónicas alertan al comercio de que tiene que evolucionar.

Con Credibanco estamos trabajando en plataformas por internet más sencillas que abran las oportunidades a los comerciantes.

En Colombia, el 20 por ciento de las compras por internet se da en comercios nacionales y el 80 por ciento se compra en el exterior.

MÁS COMPRAS CON TARJETA DÉBITO

Todavía hay una gran oportunidad para seguir bancarizando. Una vez alcancemos un mayor nivel de cuentahabientes y tarjetahabientes, lo que queremos ver es un mayor hábito de utilización, sobre todo del débito.

Hicimos un estudio con Moody's en donde medimos cuál ha sido el crecimiento en las economías de Latinoamérica gracias a la expansión de los me- dios de pagos electrónicos. El resultado mostró un efecto muy positivo en la formalización de la economía.

Siga bajando para encontrar más contenido