El Banco Central de Brasil retira liquidez del mercado

Brasilia/AFP. El Banco Central brasileño anunció el viernes el aumento de los depósitos obligatorios de las entidades financieras, medida destinada a contener el crédito y la inflación y que retirará de circulación el equivalente a 36.000 millones de dólares.

POR:
diciembre 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-06

La cuota que los bancos deben dejar depositada en el Emisor pasará de 15 a 20 por ciento para largo plazo y de 8 a 12 por ciento para el resto. Esa medida equivale a 61.000 millones de reales (cerca de 36.000 millones de dólares) que dejarán de circular en el mercado. El Banco Central liberó buena parte de esos depósitos durante la crisis en 2008 para aumentar la liquidez, y a inicio de 2010 comenzó a recuperarlos. “La acción del Banco central tiene el sentido de ayudar a preservar el buen momento de crecimiento de la economía (evitando recalentamiento), manteniendo un volumen equilibrado de crédito y ayudando a controlar la inflación”, explicó el economista jefe de la calificadora Austin Rating, Alex Agostini. “Estamos a las puertas de un nuevo gobierno y esta medida refuerza el compromiso con el control de la inflación”, añadió. “En la primera reunión en 2011 el Comité de Política Monetaria del Banco Central se verá obligado a aumentar las tasas de interés” para completar las medidas de control de la inflación, dijo a la el analista Roberto Troster, para quien Brasil ya tiene “los depósitos bancarios más altos del mundo”. El Banco Central aumentó el requerimiento de capital propio a los bancos para créditos a personas naturales con plazos de más de 24 meses (Excluidos crédito rural y para vivienda). El Emisor brasileño informó que son medidas de “prudencia macroeconómica” para “mantener la estabilidad del sistema financiero y permitir la continuidad de un desarrollo sustentable a mediano y largo plazo del mercado de crédito en su país”. Autoridades anuncian coordinación La presidenta electa, Dilma Rousseff, asumirá el primero de enero con un equipo económico que ya anunció una mejor coordinación del Banco Central comprometido con el control de la inflación, y el ministerio de Hacienda, con el recorte del gasto público. La economía brasileña cerrará el 2010 con una inflación cercana al 6 por ciento, superior a la meta de 4,5 por ciento. ADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido