Banco Mundial crearía un fondo para los impagos

El Banco Mundial (BM) proyecta crear un fondo para gestionar los créditos en mora en varios países del Este europeo, cuyo volumen se calcula en torno a los 200.000 millones de dólares, informó ayer el diario Der Standard.

POR:
enero 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-22

La sede de este fondo estará en Viena y comenzará a funcionar en los próximos tres meses para ofrecer a los bancos y otras entidades que actúan en esa región la compra de créditos en mora o impagados y ayudar en la reestructuración de la deuda. La financiación de este fondo procede de la entidad International Finance Corporation, una filial del Banco Mundial especializada en el sector privado, a la que se podrán unir después inversores particulares, hasta alcanzar un volumen de 250.000 millones de dólares. Jean-Marie Masse, experto del Banco Mundial, justificó la creación de este fondo con el hecho de que ningún banco quiere dedicarse en los próximos años a cobrar por su cuenta los créditos morosos acumulados en el Este. Precisó que el fondo comprará esos créditos “a un precio razonable” y los pondrá en el mercado de manera rentable gracias a su experiencia en este campo. Masse anunció que ya han mostrado interés en el proyecto varios bancos austríacos, que trabajan en países con altos índices de riesgo crediticio, como los Estados bálticos, Polonia, Rumanía y Ucrania. Michael Palzer, del banco austríaco Raiffeisen International, dijo que “el tema parece muy interesante”, porque es un intento de movilizar de nuevo los mercados, aunque es demasiado temprano para saber si Raiffeisen, que tiene muchas filiales en países del Este, participará en el programa. El Banco Mundial prevé un crecimiento para Europa del 1,0 por ciento en 2010; en tanto, para China y el este de Asia, augura un crecimiento de 8,1 por ciento en 2010 y 8,2 por ciento en 2011. - Crisis financiera en Europa del Este La mayoría de los bancos de Europa del Este están en manos de instituciones financieras de Europa Occidental, sobre todo de Austria, pero también de Italia y Suiza. La crisis ha dado lugar a una fuga de capital en la región, que ha provocado a su vez una fuerte depreciación de las monedas nacionales y un aumento de los impagos de los créditos hipotecarios y de consumo. ORLLOP

Siga bajando para encontrar más contenido