Banco de la República mantiene la tasa de interés en 4,5 %

Leve recuperación de algunos de los socios comerciales, una inversión sostenida, el consumo interno dinámico y menor inflación en mayo, las razones que motivaron la decisión del Emisor.

Finanzas
POR:
junio 24 de 2015 - 06:54 p.m.
2015-06-24

Por decisión unánime, la junta directiva del Banco de la República decidió dejar inalterada su tasa de intervención en 4,5 %.

Su decisión estuvo motivada por datos recientes que sugieren una recuperación en las economías de sus socios comerciales como Estados Unidos. La zona del euro y Japón también muestran señales de recuperación gradual. China, por su parte, continúa desacelerándose mientras que el producto de los principales países de América Latina crece a tasas bajas o negativas, por lo cual es factible que el crecimiento económico promedio de los socios comerciales de Colombia en 2015 sea menor que en 2014.

Además, pese a la recuperación reciente de los precios del petróleo y del descenso en los precios de las importaciones, los términos de intercambio de Colombia este año van a estar por debajo de los niveles del año pasado afectando la dinámica del ingreso nacional.

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda, destacó que los ejercicios de proyección fiscal y económica del país se hicieron proyectando que el precio del barril Brent rondara los US$ 60. Por tanto, el jefe de cartera se mostró satisfecho al observar un precio actual por encima de lo proyectado.

Adicionalmente, la economía colombiana creció 2,8% en el primer trimestre, en línea con lo proyectado por el Banco. La entidad espera que la desaceleración que viene presentando la economía del país desde 2014 siga avanzando durante el año. 

Por otra parte, la demanda interna, aunque se desaceleró, mantuvo un comportamiento dinámico creciendo por encima del 4,4 %. La entidad asegura que la cifra compensa la disminución de las importanciones en los primeros tres meses del año. 

Otro aspecto a destacar por el Banco fue el crecimiento de la inversión que, durante el mismo periodo, estuvo por el orden del 7 %, lo cual contrarrestó la caída de las exportaciones.

La entidad prevé que en el segundo trimestre la economía colombiana se seguirá ajustando a las nuevas condiciones externas y que el gasto de las familias podría mostrar crecimientos moderados. Lo anterior en un entorno de fortaleza del mercado laboral y de tasas de interés reales que se mantienen en terreno expansivo. Aunque Cárdenas cree que seguirán bajando los índices de desempleo, prevé que sea a un ritmo menor.

También se prevé una moderación de la inversión, pese a que las obras civiles mantendrían un comportamiento dinámico.

El Banco espera que, con el paso del tiempo, la devaluación real del peso tenga un impacto positivo sobre el comportamiento de los sectores que exportan y los que compiten con importaciones.Las importaciones en dólares en abril muestran una reducción importante. Es de esperar que ese proceso de ajuste continúe debido a la moderación del crecimiento del gasto interno, los efectos de la depreciación real del peso y la caída en algunos precios internacionales.

En mayo, la inflación descendió y se situó en 4,41 %, cifra menor que la proyectada por el promedio del mercado y por la entidad. La desaceleración de la inflación se explicó por el menor ritmo de aumento en los precios de los alimentos. Las variaciones anuales de los precios de los bienes y servicios regulados y de los transables y no transables sin alimentos ni regulados aumentaron y se sitúan en la parte superior del rango meta.

El promedio de las medidas de inflación básica completó ocho meses consecutivos con incrementos y se situó en 3,99 %. Las medidas de expectativas de inflación de los analistas a uno y dos años y las que se derivan de los TES a 2, 3 y 5 años se mantienen en un rango entre 3 % y 3,5%.