Junta del Banco de la República aumentó a 6,5 % la tasa de intervención

Devaluación y El Niño mantienen el riesgo en la inflación. Van 7 meses de incrementos y se mitiga el choque externo. Pronóstico de crecimiento: 2,7 %.

Junta Banco de la República

La Junta del Banco de la República subió su tasa de intervención a 6,50 % en la reunión de marzo.

Archivo Particular

Finanzas
POR:
Portafolio
marzo 18 de 2016 - 01:38 p.m.
2016-03-18

Tal y como lo pronosticaba el mercado, tras la reunión de este viernes 18 de marzo la junta directiva del Banco de la República decidió aumentar en 25 puntos básicos la tasa de intervención, hasta 6,50 por ciento.

La discusión del día se desarrolló en medio del análisis relacionado con que a pesar de que las medidas de riesgo del país descendieron y el peso se está apreciando frente al dólar, las expectativas de inflación se mantienen altas. 

A los miembros de la Junta los sorprendió que en el cuarto trimestre del año pasado la economía creciera más de lo esperado. 

Para el Banco de la República el riesgo del país desciende y así se revierte un poco el deterioro de las condiciones externas de la economía.

De todas maneras, la magnitud de la devaluación del peso y la fortaleza del fenómeno de El Niño "elevan el riesgo de una convergencia más lenta de la inflación a la meta" que debería darse en el año 2017.

El pronóstico de crecimiento para este año es 2,7 % como cifra más probable, en un rango entre 1,5% y 3,2%.

ESTO ANALIZÓ LA JUNTA

En febrero la inflación anual al consumidor y el promedio de las cuatro medidas de inflación básica continuaron subiendo y se situaron en 7,59 % y 6,07 %, respectivamente. Las medidas de expectativas de inflación de los analistas a uno y dos años se sitúan en 4,5% y 3,8%, y las derivadas de los papeles de deuda pública a 2, 3 y 5 años se encuentran entre 4,5% y 4,9%, señala el Banco.

La entidad agrega que, el fuerte incremento en los precios de los alimentos, "así como la depreciación nominal y su transmisión parcial a los precios al consumidor explican en gran medida el aumento de la inflación en el último año."

El Emisor explica que, pese a tratarse de choques temporales, la magnitud de la devaluación del peso y la fortaleza del fenómeno de El Niño "elevan el riesgo de una convergencia más lenta de la inflación a la meta, tanto por su impacto directo sobre los precios y las expectativas de inflación, como por la activación de mecanismos de indexación".

En Estados Unidos, la FED mantuvo el nivel de su tasa de interés de referencia y aumentó la probabilidad de que el endurecimiento de la política monetaria se de más lento. El precio del petróleo subió y se situó por encima de lo proyectado para el presente año. En este entorno, las medidas de riesgo del país descendieron y el peso se apreció frente al dólar, revirtiéndose parte del deterioro de las condiciones externas de la economía registrado en los últimos meses.

En el cuarto trimestre de 2015 la economía colombiana creció, 3,3%, superior a lo esperado por el equipo técnico. La demanda interna se debilitó menos, y las exportaciones e importaciones registraron caídas inferiores a las estimadas. En el 2015 el crecimiento fue 3,1%, la demanda interna se desaceleró. La cuenta corriente de la balanza de pagos arrojó un déficit de US$ 18,925 m, inferior en US$ 668 millones al registrado en 2014.

En febrero el Índice de Confianza del Consumidor volvió a registrar niveles históricamente bajos y la incertidumbre siendo elevada. La tasa de desempleo presentó un buen repunte, especialmente en Bogotá. En contraste, las ventas al por menor (sin vehículos), de producción y despachos de cemento, y de producción industrial, registraron aumentos que superan a los esperados por el equipo técnico. Con todo lo anterior, el equipo técnico mantuvo el pronóstico de crecimiento para 2016 (2,7% como cifra más probable, contenida en un rango entre 1,5% y 3,2%).

En síntesis, persiste una brecha significativa entre el gasto y el ingreso nacional. Los altos incrementos en los precios de los alimentos y el traspaso parcial de la depreciación a los precios internos continúan ejerciendo presiones sobre la inflación. Las expectativas de inflación se mantienen elevadas y el riesgo de una desaceleración de la demanda interna que exceda el deterioro del ingreso nacional sigue siendo moderado. Con el fin de asegurar que la inflación converja a la meta en 2017 y contribuir a la reducción del déficit de cuenta corriente, la Junta Directiva decidió continuar con la senda de incrementos de 25 pb en la tasa de interés de referencia.