Los bancos endurecen los términos de sus créditos

Incluso gigantes como H-P y Toyota enfrentan tasas más altas y plazos más cortos

POR:
mayo 05 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-05

Serena Ng

Los bancos están endureciendo los términos de las líneas de crédito que las compañías han usado durante mucho tiempo para evitar la escasez de efectivo. Se trata de una señal de que, pese a que la concesión de préstamos está recuperando el ritmo, las empresas enfrentan nuevos obstáculos para obtener financiamiento.

Estas líneas de crédito abierto, que en inglés se conocen como revolver, normalmente se renovaban automáticamente a lo largo de tres o cinco años en los que dejaban que las compañías tomaran dinero prestado a bajas tasas de interés, en parte porque antes de la crisis de crédito raramente recurrían a ellas. Las empresas podían utilizar el dinero si otras fuentes de efectivo, como el mercado de papeles comerciales, les cerraban las puertas.

Ahora, los bancos están reduciendo la duración de sus compromisos a menos de un año y están cobrando tasas más altas por esas líneas de crédito abierto. En lugar de prometer una tasa de interés determinada principalmente por la calificación de crédito de la compañía, los bancos ahora cobrarán más si el costo de asegurar la deuda de una empresa contra una cesación de pagos es más alto.

Esta tendencia, que está en boga desde hace unos meses, refleja lo que está pasando en el resto de los mercados de crédito: los préstamos están reapareciendo después de la congelación del año pasado. Sin embargo, ahora muchos deudores enfrentan términos más estrictos. A medida que la recesión repercute en las empresas, éstas necesitarán más efectivo para mantener sus operaciones en marcha. Al mismo tiempo, el incremento de los préstamos impagos está haciendo que los bancos sean más precavidos. Incluso las compañías más sólidas deben pagar más por estas líneas de crédito abierto, independientemente de si planean usarlas o no.

Empresas de la talla del gigante de la tecnología Hewlett-Packard Co. y el grupo de telecomunicaciones Verizon Communications Inc. obtuvieron recientemente nuevas líneas de crédito abierto bajo esos nuevos términos, según Thomson Reuters Loan Pricing Corp.

Verizon consiguió un nuevo revolver de US$5.300 millones por 364 días que reemplaza uno de US$6.000 millones que iba a implementarse a fin de año. La empresa de telecomunicaciones tendrá que pagar entre 0,75 y 2 puntos porcentuales por encima de la tasa interbancaria de Londres, o Libor, si toma prestado de esa nueva línea. La tasa sobre el efectivo prestado bajo el antiguo acuerdo estaba sólo 0,2 puntos porcentuales por encima de la Libor, según datos de Loan Pricing Corp. (LPC). Un portavoz de Verizon no quiso hacer comentarios para este artículo.

Financiación más cara

Estos cambios significan que las empresas tendrán que renegociar sus líneas de crédito con mayor frecuencia. Si sus condiciones financieras se deterioran, esa financiación podría encarecerse considerablemente y ser más difícil de conseguir. De momento, estas tasas más altas ya han hecho que algunas firmas dejen de considerar estas líneas de crédito o, si pueden, emitir más bonos a largo plazo.

En el primer trimestre de 2009, en torno al 72% de las líneas de crédito abierto obtenidas por las compañías con grado de inversión vencía en 364 días y ninguna recibió líneas a cinco años, según LPC. En el mismo período del año anterior, 30% de estos créditos vencía en un año y 41% tenía líneas a cinco años. La mayoría de éstos no están garantizados por activos.

La tendencia hacia los términos más estrictos empezó el año pasado, a medida que la sequía de crédito dejó a los bancos con capital escaso, dadas las grandes pérdidas relacionadas a las hipotecas y otros préstamos.

Los bancos suelen preferir estos plazos más cortos porque les resulta más fácil evaluar el riesgo a un año que a cinco. Los bancos necesitan mayores reservas para cumplir con sus compromisos de crédito a largo plazo y normalmente suelen cubrir su exposición comprando seguros contra cesaciones de pagos (CDS) que actúan como garantía contra grandes impagos.

Toyota Motor Credit, el brazo de financiación en Estados Unidos que forma parte de la automotriz japonesa Toyota Corp., es una de las compañías que enfrentan una tasa de interés ligada al valor de los CDS sobre sus bonos. Los inversionistas empujan al alza su precio cuando creen que la salud financiera de la firma se está deteriorando. El CDS es un seguro para los bancos porque probablemente Toyota sólo accedería a la línea de crédito en caso de emergencia.

A medida que la economía estadounidense se debilita y las condiciones en los mercados generales de crédito siguen siendo inciertas, la red de seguridad que proporcionan estos revolvers se ha vuelto más importante. El año pasado, cuando los mercados financieros colapsaron, muchas compañías lograron salir adelante gracias a sus líneas de crédito abierto, incluyendo Sprint Nextel Corp., General Motors Co., Tribune Co. y Gannett Co.
 

Siga bajando para encontrar más contenido